Interesante

Arthur Ashe se convierte en el primer hombre negro en ganar Wimbledon

Arthur Ashe se convierte en el primer hombre negro en ganar Wimbledon


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 5 de julio de 1975, Arthur Ashe derrota al favorito Jimmy Connors para convertirse en el primer hombre negro en ganar Wimbledon, el campeonato más codiciado de tenis.

Arthur Ashe comenzó a jugar al tenis cuando era niño en su ciudad natal de Richmond, Virginia. Después de ganar una beca de tenis para UCLA, Ashe fue tomada bajo el ala de la estrella del tenis Pancho Gonzales, quien reconoció el potencial del joven jugador. En 1968, Ashe se convirtió en el primer hombre negro en ganar el Abierto de Estados Unidos. Dos años después, capturó el Abierto de Australia por su segundo título de Grand Slam. Durante los siguientes siete años, Ashe ganó su parte de torneos, pero no más grandes y, frustrado, puso su mirada en la victoria en Wimbledon, uno de los campeonatos de tenis más celebrados.

LEER MÁS: Cómo Arthur Ashe transformó el tenis y el activismo de los atletas

Arthur Ashe tenía 31 años en 1975, y aparentemente había pasado su mejor momento, por lo que su avance a la final de Wimbledon de 1975 fue una sorpresa para el establecimiento del tenis. Si bien los mejores resultados de Ashe en Wimbledon fueron las derrotas en las semifinales de 1968 y 1969, su oponente, el descarado Jimmy Connors de 22 años, fue el campeón defensor de Wimbledon. En sus tres reuniones anteriores, Connors había manejado a Ashe con facilidad. Además, Connors venía de una impresionante victoria en semifinales contra Roscoe Tanner, cuyos intimidantes observadores de servicios calificaron como el golpe más fuerte de la historia en Wimbledon.

Aunque muchos pensaron que no tenía ninguna oportunidad, Ashe formuló un plan de juego para el partido: no golpear con fuerza. Planeaba servir con fuerza y ​​luego darle a Connors nada más que "basura", como lo describió el propio Ashe. Connors ganó el primer juego del primer set, pero luego perdió el resto del set en solo 20 minutos, 6-1. Aunque Connors ganó solo un juego frente a Ashe en el segundo set, se llevó el tercero 7-5. Con la confianza recuperada, Connors se pavoneó por la cancha, mientras Ashe cerraba los ojos entre series, concentrándose en el momento que tenía entre manos. Finalmente, con la multitud sorprendida animándolo, Ashe remató a Connors en el cuarto set, 6-4.

Ashe se retiró del tenis competitivo en 1980 después de sufrir un infarto. Por su carrera, ganó 51 torneos. En su jubilación, Ashe escribió el libro de tres volúmenes Un duro camino hacia la gloria, publicado por primera vez en 1988, que detalla la lucha de los atletas negros en Estados Unidos. En 1983, después de una cirugía de doble bypass, Ashe se infectó con el VIH durante una transfusión de sangre. Después de revelar su enfermedad al mundo en 1992, se dedicó a educar al público sobre el VIH y el SIDA. Murió de complicaciones relacionadas con el SIDA el 6 de febrero de 1993. En 1997, la nueva cancha del U.S. Open se llamó Arthur Ashe Stadium.

LEER MÁS: Hitos de la historia negra: una línea de tiempo


Arthur Ashe se convierte en el primer hombre negro en ganar Wimbledon - HISTORIA

El tenista estadounidense Arthur Ashe se ha convertido en el primer hombre negro en ganar el campeonato de individuales de Wimbledon.

La neoyorquina Althea Gibson fue la primera mujer negra en ganar el título de Wimbledon en 1958.

Ashe venció al campeón defensor Jimmy Connors tres sets a uno en la cancha central.

Hablando después del partido, Ashe dijo: "Siempre pensé que ganaría porque estaba jugando muy bien y tenía mucha confianza".

& quotTodo lo que hizo fue bueno& quot
Jimmy Connors

Aunque Ashe ganó el US Open en 1968, su victoria por 6-1, 6-1, 5-7, 6-4 hoy, a la edad de 31 años, sorprendió a muchos en el All England Club.

Ashe, hijo de un policía de Richmond, Virginia, se mostró reacio a discutir sus tácticas, ya que espera volver a encontrarse con Connors.

Connors, de 22 años, admitió: "No pude encontrar una apertura. Ya sea que sirviera bolas anchas o patadas, él estaba allí. Todo lo que hizo fue bueno: buenas devoluciones, cortas y largas, y servicios y voleas fuertes".

El hombre mayor ganó su primer juego de servicio para amar y rápidamente rompió el servicio de su oponente en el primer set.

La presión sobre Connors comenzó a mostrarse, causando burla en la multitud, mientras arrojaba enojado su toalla debajo de la silla del árbitro y soltaba una cadena de improperios.

Ashe se llevó el primer set en solo 19 minutos y aseguró una segunda derrota por 6-1 casi con la misma rapidez.

La tensión aumentó en el tercer set cuando Connors encontró su ritmo para recuperar una ventaja de 6-5, después de perder 3-1, antes de ganar el set.

Su amigo y semifinalista de Wimbledon, Ile Nastase, observaba ansiosamente desde el estrado de los jugadores, junto con su madre Gloria y el mánager Bill Riordan.

Ashe mantuvo la calma y rompió el servicio de Connors en el noveno juego de lo que sería el último set.

El partido terminó rápidamente cuando Ashe llegó a 40-15 con su juego de servicio y golpeó a casa con una volea ganadora después de una débil devolución a dos manos de Connors.

En contexto
Más tarde, ese mismo año, Arthur Ashe se ubicó en el puesto número uno del tenis en el mundo.

Sufrió un ataque al corazón en 1979 y se retiró como jugador profesional un año después, aunque continuó como capitán de la Copa Davis de Estados Unidos.

Trabajó como comentarista de tenis y periodista y luego publicó su autobiografía Days of Grace.

En 1992, Ashe anunció que había contraído el sida por una transfusión de sangre contaminada, probablemente por una cirugía cardíaca a la que se sometió en 1983.

A lo largo de su vida, utilizó su perfil deportivo para hacer campaña sobre una variedad de temas. Protestó contra el apartheid en Sudáfrica y el trato de Estados Unidos a los refugiados que llegaban al país desde Haití.

Ashe también inició una serie de organizaciones benéficas, incluida una fundación para la derrota del SIDA, y estableció el Instituto de Salud Urbana pocos meses antes de su muerte en febrero de 1993.

El estadio y jardín conmemorativo Arthur Ashe se inauguró en Flushing Meadow en los EE. UU. En 1997.


Hoy en día: Arthur Ashe se convierte en el primer hombre negro en ganar Wimbledon

WimbledonLa cancha central ha tenido una buena parte de la historia. El cuadro de honor está decorado con nombres de todo el mundo y la multitud ha sido entretenida por jugadores profesionales desde 1968 y aficionados mucho antes.

Sin embargo, la lista de ganadores afroamericanos en el All England Club, y de hecho en todos los Grand Slams, constituye una fracción tan pequeña que lo que sucedió el 5 de julio de 1975 es un día trascendental en la historia del deporte negro.

Es tanto más increíble teniendo en cuenta la tarea que Arthur Ashe, entonces de 31 años, tenía por delante escribir su nombre en los libros de historia. Su última victoria en Slam había llegado cinco años antes en el Abierto de Australia y nadie le había dado una oportunidad. en este día.

¿Por qué? Se enfrentó a un joven de 22 años. Jimmy Connors, actual poseedor del título y jugador que ostentaba tres de los cuatro majors. Muchos habían dicho que era imbatible, que su potencia y velocidad serían demasiado para un jugador que llega al final de su carrera.

Pero nadie se lo había dicho a Ashe. Sabía que su mejor oportunidad de victoria era jugar un juego táctico impredecible y no permitir que Connors se asentara. Disminuyó la velocidad del juego en el servicio y en las jugadas y usó toda la cancha lo mejor que pudo. De repente estaba dos sets arriba, llevándose ambos 6-1.

En el tercer set parecía que el joven compatriota de Ashe lo había hecho funcionar. Luchó con velocidad y gran servicio para llevarse el tercer set 7-5 y había la sensación de que el impulso iba a favor de Connors. Si llegara a llevarse el cuarto set, pocos habrían mirado más allá de él para retener su trofeo.

Sin embargo, Ashe ya había pasado por demasiado en su vida como para permitir que un pequeño revés como este lo afectara. Había luchado por ganancias justas para los tenistas y se había enfrentado al apartheid de Sudáfrica después de que se le negara la entrada al Abierto de Sudáfrica de 1972.

Usó la estrecha derrota en el cuarto set no para cambiar su estilo, sino para concentrarse más en la jugada que le había valido la ventaja de dos sets al principio del partido.

Ashe claramente se dio cuenta de que podía aprender más del comienzo del partido 6-1 6-1 que de la derrota del tercer set 7-5 y regresó a su duelo táctico. Aquí fue donde la batalla de semifinales contra el australiano Tony Roche fue más útil: lo había superado en cinco, por lo que seguramente podría ganar esto en cuatro.

No llegó tan rápido como los sets iniciales, pero la astucia de la sexta semilla dio sus frutos. Se había convertido en el primer hombre negro, y solo la segunda persona después de Althea Gibson en 1958, en reclamar la corona de Wimbledon.

"Siempre pensé que ganaría porque jugaba muy bien y tenía tanta confianza". BBC Deporte cita a Ashe diciendo, en retrospectiva. Sin embargo, pocos podrían argumentar que se lo merecía. Y la escala de la victoria todavía se puede medir hasta el día de hoy, ningún hombre negro ha ganado en el All England Club desde entonces, y de hecho solo Yannick Noah ha reclamado cualquier Slam.

Desafortunadamente, la salud de Ashe luego de la victoria en Wimbledon haría que su carrera llegara a su fin. Sufrió un ataque cardíaco en 1979, que lo llevó a dos episodios de cirugía cardíaca en cuatro años y, finalmente, en 1988, el descubrimiento de que la sangre infectada de una transfusión le había provocado contraer el VIH.

Ashe murió de neumonía relacionada con el SIDA en 1993. Sin embargo, su legado sigue vivo a través de la Fundación Arthur Ashe y el Estadio Arthur Ashe en Flushing Meadows en Nueva York.


Este día en la historia afroamericana: 5 de julio de 1975

El 5 de julio de 1975, la estrella del tenis estadounidense Arthur Ashe se convirtió en el primer hombre negro en ganar Wimbledon, derrotando al campeón defensor Jimmy Connors. Ashe también ganó el Abierto de Estados Unidos en 1968, y fuera de la cancha, era conocido por su activismo político. Él era un partidario de poner fin al apartheid en Sudáfrica y se manifestó en contra del trato de los Estados Unidos a los refugiados haitianos y comenzó varias organizaciones benéficas para la investigación del SIDA. Se retiró del deporte en 1980 tras sufrir un infarto un año antes.

En 1993, Ashe anunció que había contraído el sida por una transfusión de sangre que recibió durante su operación de cirugía cardíaca en 1983. Ashe falleció el 6 de febrero de 1993 a la edad de 46 años, dejando un legado deportivo perdurable y un compromiso con la caridad y los derechos humanos. derechos.


BET Sports News: obtenga las últimas noticias e información sobre los afroamericanos en los deportes, incluidos resúmenes semanales, noticias de celebridades y fotos de sus atletas negros favoritos. Haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín.


En este día en 1975: Arthur Ashe se convierte en el primer campeón masculino de raza negra de Wimbledon

Hasta el día de hoy, Arthur Ashe sigue siendo el único hombre negro en ganar un título de Wimbledon.

Abrió un camino en el juego a fines de la década de 1960 y 1970: el primer jugador negro en ser seleccionado para el equipo de la Copa Davis de Estados Unidos y el primer hombre negro en ganar un evento de Grand Slam.

Pero incluso después de sus títulos del Abierto de Estados Unidos y el Abierto de Australia, fue su victoria sobre el césped en SW19 la que resonó mejor.

Ashe, cuya madre murió cuando él tenía solo seis años, se había acostumbrado a superar la adversidad a medida que crecía en una era en la que el color de su piel significaba que se le negaba la entrada a los clubes de tenis.

Entonces, cuando se enfrentó al número uno del mundo Jimmy Connors, un joven de 22 años nueve años menor que él que había perdido solo cuatro de 103 partidos en su camino a ganar tres Grand Slams en 1974, fue solo otro obstáculo que superar.

Ashe encontró a Connors descarado, arrogante y molesto - "Lo juro, cada vez que pasaba junto a Jimmy Connors en el vestuario, necesitaba toda mi fuerza de voluntad para no darle un puñetazo en la boca" - y lo etiquetó como antipatriótico después de que se negó a jugar para Davis. Equipo de Copa.

Eso en realidad formó parte del plan de juego ideado en vísperas de la final por Ashe, su agente Donald Dell y su amigo Charlie Pasarell en el club Playboy de Mayfair.

Se decidió que Ashe usaría su chándal de la Copa Davis con estampado de Estados Unidos y bandas para el sudor rojas, blancas y azules para la final, una decisión que Connors admitiría más tarde que lo molestó.

Ashe también cambió su estilo, combatiendo el juego de poder de su compatriota quitando el ritmo de la pelota y jugando a ambas alas de su oponente, y la estratagema lo vio correr hacia una ventaja de dos sets.

Connors se recuperó para hacerse con el tercero y luego se fue 3-0 arriba en el cuarto solo para que Ashe se recuperara y ganara 6-4 para llevarse el título.

No hubo una gran celebración por parte de Ashe, quien simplemente levantó un puño cerrado, un gesto hacia su agente Dell en lugar del saludo de Black Power.

Únase al hogar del deporte en vivo por solo £ 25 al mes. Obtenga acceso instantáneo a la aplicación BT Sport, sin contrato y sin necesidad de banda ancha BT.


Suscríbase a nuestro boletín diario

Entonces, cuando se enfrentó al número uno del mundo Jimmy Connors, un joven de 22 años nueve años menor que él que había perdido solo cuatro de 103 partidos en su camino a ganar tres Grand Slams en 1974, fue solo otro obstáculo que superar.

Ashe encontró a Connors descarado, arrogante y molesto - "Lo juro, cada vez que pasaba junto a Jimmy Connors en el vestuario, necesitaba toda mi fuerza de voluntad para no darle un puñetazo en la boca" - y lo etiquetó como antipatriótico después de que se negó a jugar para Davis. Equipo de Copa.

Eso en realidad formó parte del plan de juego ideado en vísperas de la final por Ashe, su agente Donald Dell y su amigo Charlie Pasarell en el club Playboy de Mayfair.

Se decidió que Ashe usaría su chándal de la Copa Davis con estampado de Estados Unidos y bandas para el sudor rojas, blancas y azules para la final, una decisión que Connors admitiría más tarde que lo molestó.

Ashe también cambió su estilo, combatiendo el juego de poder de su compatriota quitando el ritmo de la pelota y jugando a ambas alas de su oponente, y la estratagema lo vio correr hacia una ventaja de dos sets.

Connors se recuperó para hacerse con el tercero y luego se fue 3-0 arriba en el cuarto solo para que Ashe se recuperara y ganara 6-4 para llevarse el título.

No hubo una gran celebración por parte de Ashe, quien simplemente levantó un puño cerrado, un gesto hacia su agente Dell en lugar del saludo de Black Power.

Un mensaje del editor:

Gracias por leer esta historia en nuestro sitio web. Si bien tengo su atención, también tengo una petición importante que hacerle.

Dado que el bloqueo del coronavirus tiene un gran impacto en muchos de nuestros anunciantes y, en consecuencia, en los ingresos que recibimos, dependemos más que nunca de que usted obtenga una suscripción digital.

Suscríbase a newsletter.co.uk y disfrute de acceso ilimitado a las mejores noticias e información de Irlanda del Norte y el Reino Unido en línea y en nuestra aplicación. Con una suscripción digital, puede leer más de cinco artículos, ver menos anuncios, disfrutar de tiempos de carga más rápidos y obtener acceso a boletines y contenido exclusivos. Visite https://www.newsletter.co.uk/subscriptions ahora para registrarse.

Nuestro periodismo cuesta dinero y dependemos de los ingresos publicitarios, impresos y digitales para ayudar a mantenerlos. Al apoyarnos, podemos ayudarlo a proporcionar contenido confiable y verificado para este sitio web.


Homenaje a Arthur Ashe, Wimbledon & # 039s First Black Winner y Social Activista

Esta semana, hace 36 años Arthur Ashe, quien rompió barreras en su carrera récord, se convirtió en el primer hombre negro en ganar Wimbledon. Era el 5 de julio de 1975 y su disgusto por Jimmy Connors conmocionó al mundo del tenis. Ese día se convirtió en el primer hombre negro en ganar un evento de Grand Slam.

Pero para cuando Ashe ganó, ya se había convertido en el primer hombre negro en ganar el campeonato de Estados Unidos, y ya se había convertido en el primer hombre negro en jugar para el equipo de la Copa Davis de Estados Unidos. En el lapso de su impresionante carrera ganó 33 títulos individuales, incluidos tres títulos de Grand Slam.

Pero esos no eran los únicos logros por los que quería ser recordado, ni siquiera el legado más importante que dejó cuando murió de complicaciones relacionadas con el VIH en 1993. Después de jubilarse en 1980 cuando tenía 36 años debido a una enfermedad cardíaca, se dedicó al trabajo de defensa de los jóvenes y recaudó millones de dólares para los centros deportivos del centro de la ciudad y el United Negro College Fund. También fundó la Asociación Atlética Afroamericana y se convirtió en un firme defensor de elevar los estándares educativos de los atletas universitarios.

Ashe creció en la segregación, y después de que lo mantuvieran fuera de las canchas de tenis, clubes y torneos porque era negro, quería que los jóvenes atletas negros supieran que muchos de estos deportes continuaban explotando, si no excluyendo, a sus jóvenes reclutas.

Ashe también fue una activista que protestó contra el apartheid en Sudáfrica y la política de inmigración de Estados Unidos hacia los haitianos. En septiembre de 1992, seis meses antes de su muerte, participó en una protesta en la Casa Blanca para protestar contra la política estadounidense de obligar a los refugiados haitianos a regresar a su país de origen, mientras que los refugiados cubanos eran bienvenidos en el país.

"El argumento detrás de esta política fue que la mayoría de las personas en esos barcos huían de las dificultades económicas, no de la persecución política, y por lo tanto tenían que ser enviados a casa de inmediato", escribió en sus memorias, "Días de gracia". "Este argumento me indignó & # 8230 estaba seguro de que la raza era un factor importante en este doble rasero".

Ashe usó su celebridad para luchar por la justicia racial y fue un defensor de una multitud de causas. Se convirtió en portavoz de la salud cardíaca como resultado de su enfermedad cardíaca y, después de contraer el VIH durante una transfusión de sangre, finalmente utilizó su fama para llamar la atención sobre el VIH y el SIDA.

El último capítulo de “Días de gracia” es quizás el más conmovedor. Utiliza las páginas finales de su libro para dirigirse a su hija Camera, y trata de resumir su sabiduría acumulada en palabras en una carta que ella pueda leer después de que él se haya ido. Él la anima a vivir una vida de fe y compasión, a exponerse al buen arte y la música y a no olvidar nunca sus raíces. La carta salta de la historia familiar a meditaciones sobre religión, matrimonio y amor, pero termina con palabras tiernas que bien podría haber estado diciendo al mundo:

“Puede que no camine contigo todo el camino, o incluso gran parte del camino, como camino contigo ahora”, escribió Ashe en los últimos meses de su vida. “No te enojes conmigo si no estoy allí en persona, vivo y bien, cuando me necesites. Nada me gustaría más que estar contigo siempre. No sientas pena por mí si me voy ".


Cuando la pelea de Ashe & # x27s con Connors tomó la cancha central en Wimbledon 09:47

Jimmy Connors puede ser el mejor tenista de Estados Unidos. Arthur Ashe puede ser el más influyente. No se soportaban el uno al otro.

"A Ashe realmente le disgustaba cualquiera que tuviera una especie de fanfarronería, cualquiera que se pavoneara como lo hacía Connors", dice el profesor e historiador de la Universidad del Sur de Florida Raymond Arsenault. "Simplemente no era de los que atacaban a nadie. Siempre les daba a todos el beneficio de la duda. Pero como me dijo una vez un miembro de su familia, la única persona que realmente no le gustó en la gira fue Jimmy Connors".

Uno era brillante pero cobarde. El otro, un revolucionario silencioso con un poderoso sentido del patriotismo.

Diferencias Copa Davis

La disputa entre Jimmy Connors y Arthur Ashe probablemente comenzó con la Copa Davis, el evento anual de tenis de equipos internacionales que se remonta a 1900. Según Raymond Arsenault, sus actitudes hacia jugar en el equipo estadounidense eran diametralmente opuestas.

"Creo que Ashe significó mucho para él", dice Arsenault. "Porque afirmaba su noción de autoestima. Que era un ciudadano, un ciudadano orgulloso, y que era lo suficientemente respetado como para representar a su nación".

Ashe fue el primer afroamericano en representar a los EE. UU. En la competencia de la Copa Davis. Había jugado en el equipo de EE. UU. En ocho años diferentes cuando Jimmy Connors dominaba el tenis masculino a mediados de los setenta. Pero Connors se negó a unirse al equipo. Esto irritó a Ashe.

Jimmy Connors fue el tenista mejor clasificado en los EE. UU. Durante 160 semanas consecutivas a partir de 1974. (Allsport UK / ALLSPORT)

"Nunca pudo entender por qué Connors no compartía nada de ese sentimiento", dice Arsenault. "Que no significaba nada para él. Si no ganaba dinero con eso, no parecía querer hacerlo".

Dos demandas

En junio de 1974, Arthur Ashe fue elegido presidente de la Association of Tennis Professionals, un nuevo organismo rector creado para representar los intereses de los tenistas masculinos.

"Bueno, nunca ha habido nada ni remotamente parecido a un sindicato de jugadores de tenis", dice Arsenault. "Y las federaciones nacionales de todo el mundo y los promotores de tenis realmente estaban tomando todas las decisiones. Y los jugadores sintieron que estaban excluidos. Que necesitaban una voz".

Connors se negó a unirse a la ATP. En cambio, siguió jugando como miembro del World Team Tennis, o WTT. En 1974, WTT presentó una demanda de 10 millones de dólares contra los ejecutivos de la ATP y un patrocinador importante de los eventos del Grand Slam europeo por prohibir a los jugadores de la WTT. Apenas unas horas antes de la elección de Ashe como presidente de la ATP, Connors y su agente se unieron a esa demanda. Ashe se enfureció. Entonces escribió una carta.

"A los miembros de la ATP, en la que describió a Connors como 'impetuoso, arrogante y antipatriota'", dice Arsenault.

La carta se hizo pública. El 21 de junio de 1975, solo dos días antes de que comenzara la primera ronda de Wimbledon, Connors y su agente presentaron otro demanda judicial. Esta vez, fue por difamación, y nombró a Ashe y su carta específicamente. Connors y su agente buscaron $ 3 millones en daños. Ashe estaba luchando en, y en, más de una cancha.

Arthur Ashe y Jimmy Connors se enfrentaron en la final masculina de Wimbledon de 1975. (Foto AP)

"Wimbledon fue realmente especial para él", dice Arsenault.

Ashe, de 32 años, había soñado con ganar Wimbledon desde que era un niño.

"Y creo que prácticamente sabía que esta era su última oportunidad", dice Arsenault.

Pero Ashe también sabía que eso podría ser una ilusión. Jimmy Connors, nueve años menor que él, había ganado los abiertos de Australia y Estados Unidos de 1974 y era el actual campeón de Wimbledon. Comenzó la temporada de 1975 ganando nueve de los torneos en los que participó.

"Dominó de una manera que pocos jugadores han dominado", dice Arsenault. "Se pensaba que era imbatible. Invencible, de verdad".

Ashe sabía que habría muchas posibilidades de que tuviera que pasar por Connors para capturar un título de Wimbledon.

A mediados de junio de 1975, Ashe y Connors compitieron en el Nottingham Open, un torneo de calentamiento previo a Wimbledon. Ambos perdieron en cuartos de final. En una conferencia de prensa posterior al torneo, Connors dijo que había estado un poco fuera de su juego.

"Pero en el futuro, simplemente aplastaría a sus oponentes", dice Arsenault. "Y para ser honesto, casi todos los periodistas que cubren Wimbledon pensaron que estaba en lo cierto. Pero esa declaración simplemente se quedó en la boca de Arthur".

Ashe se guardó su ira para sí mismo ... por un tiempo, de todos modos.

"Lo archivó", dice Arsenault.

Wimbledon '75

Cuando comenzó el juego en Wimbledon, Arthur Ashe y Jimmy Connors estaban en paréntesis opuestos. Se dejaron llevar por sus oponentes. Connors no perdió ni un solo set. Ashe despachó a Tony Roche en las semifinales el 3 de julio y se sentó en las gradas para ver a Connors jugar contra Roscoe Tanner.

"Roscoe Tanner tuvo el servicio más rápido en el tenis", dice Arsenault. "Y cada vez que realizaba estos servicios abrasadores o golpes desde el suelo, Connors retrocedía 10 millas por hora más rápido. Cuando Arthur vio esto, pensó 'Oh, wow'. Si Roscoe no puede superarlo, entonces realmente nadie podría."

Connors derrotó a Tanner en sets seguidos. Pero mientras los miraba, Ashe tuvo una idea: ¿y si no intentaba ganarle a Connors?

"No le dé ningún ritmo", explica Arsenault. "Simplemente quítatelo constantemente. Chip and lob - simplemente vuelvelo loco. Golpea bajo en su volea de derecha, y eso podría funcionar".

Las Némesis toman la cancha central

En la mañana del 5 de julio de 1975, Jimmy Connors fue el gran favorito para derrotar a Arthur Ashe. Cuando tomaron la pista central, la habilidad de Connors era obvia.

"Llevaba puesto un traje de diseñador italiano", dice Arsenault.

Pero Ashe hizo su propia declaración de moda.

"Arthur lleva la sudadera de la Copa Davis", dice Arsenault. "Azul con letras rojas, diciendo 'EE. UU.'. Y fue un recordatorio de que Connors había defraudado a su país y defraudado a sus compañeros. Quiero decir, que no era propio de Arthur jugar ese tipo de juegos mentales. Pero esto puede ha sido una de las veces en que lo hizo ".

También era diferente a Ashe jugar un juego estrictamente de fichas y globos.

"Lo mató con amabilidad, con la bola lenta, con los giros", dice Arsenault. No le dé ningún ritmo. Y lo volverás loco. Quiero decir, ganó el primer set por 6-1. Connors ni siquiera estaba en eso. Y Connors apenas ganó un punto en el segundo set. La multitud está atónita. Nadie pensó que esto fuera remotamente posible ".

Con dos sets a cero, Connors regresó para ganar el tercero.

"Bueno, aquí va", dice Arsenault. "Connors volverá y ganará tres sets seguidos. Y esta fantasía de Ashe terminará ".

En el cuarto set, parecía que Connors igualaría el partido a dos sets cada uno. Pero Ashe abandonó el chip y el globo y volvió a su habitual variedad de revés con efecto liftado y derechas bien colocadas para construir una ventaja de 5–4 en el cuarto set.

Y luego guardó el fósforo.

El campeonato de 1975 fue el único título de Wimbledon de Ashe & # x27. (David Ashdown / Keystone / Getty Images)

"Se volvió hacia la multitud y, antes de estrechar la mano de Connors, levantó el brazo derecho y cerró el puño", dice Arsenault. "Algunos intérpretes pensaron que estaba haciendo un saludo del Poder Negro. Dijo que no. Que no tenía ninguna intención de eso. Pero este fue un momento, creo, que significó tanto para él que impulsivamente levantó el brazo".

Ashe había cumplido el sueño de toda su vida. Al hacerlo, se había convertido en el primer hombre negro en ganar un título individual de Wimbledon. Después del combate, Ashe, todavía enojado por las demandas de Connors, salió de su personaje nuevamente y sugirió que su oponente se había atragantado.

"Eso volvió loco a Connors cuando escuchó eso", dice Arsenault. "Billie Jean King, ya sabes, ganó Wimbledon en 1975. Y, por tradición, los dos ganadores individuales bailan el primer baile en el baile de Wimbledon. Jimmy Connors, dijo que vendría solo si podía tener el primer baile ... lo que significa que podría ser tratado como el ganador. Y cuando supo que no podía serlo, no apareció ".

Refrescarse

Dos días después de la final de Wimbledon, Ashe volvió a ser su deportista habitual. Describió a Connors como un "buen tipo" y "el mejor tenista del mundo". Unos días después de eso, Connors retiró la demanda contra Ashe.

"Y por eso creo que es probable que Jimmy Connors tenga el mérito de tener suficiente sentido común y decencia como para dejar el traje", dice Arsenault.

(Cortesía de Raymond Arsenault)

Mucho dependía de la final masculina de Wimbledon de 1975: el choque de personalidades, el derecho de los jugadores a representarse a sí mismos, el derecho de los órganos de gobierno a determinar quién puede jugar en qué torneos. Pero Arthur Ashe elevó su juego en consecuencia.

"Creo que se dio cuenta de que estaba en el escenario más grande del tenis", dice Arsenault. "Sintió que estaba representando a la ATP y que Connors era una amenaza para ellos".

"Quería hacer una declaración moral además de ganar el torneo.

"Durante muchos años, se consideró la mayor sorpresa en la historia de Wimbledon", dice Arsenault. "Creo que es uno de los grandes hitos del tenis moderno".


Buscando negro hoy en 1975, Arthur Ashe se convierte en el primer hombre negro en ganar Wimbledon

En este día de 1975, Arthur Ashe derrota al favorito Jimmy Connors para convertirse en el primer hombre negro en ganar Wimbledon, el campeonato más codiciado de tenis.

Arthur Ashe comenzó a jugar tenis cuando era niño en su ciudad natal de Richmond, Virginia. Después de ganar una beca de tenis para UCLA, Ashe fue tomada bajo el ala de la estrella del tenis Pancho Gonzales, quien reconoció el potencial del joven jugador. En 1968, Ashe se convirtió en el primer hombre negro en ganar el Abierto de Estados Unidos. Dos años después, capturó el Abierto de Australia por su segundo título de Grand Slam. Durante los siguientes siete años, Ashe ganó su parte de torneos, pero no más grandes y, frustrado, puso su mirada en la victoria en Wimbledon, uno de los campeonatos de tenis más celebrados.

Arthur Ashe tenía 31 años en 1975, y aparentemente había pasado su mejor momento, por lo que su avance a la final de Wimbledon de 1975 fue una sorpresa para el establecimiento del tenis. Si bien los mejores resultados de Ashe en Wimbledon fueron las derrotas en las semifinales de 1968 y 1969, su oponente, el descarado Jimmy Connors de 22 años, fue el campeón defensor de Wimbledon. En sus tres reuniones anteriores, Connors había manejado a Ashe con facilidad. Además, Connors venía de una impresionante victoria en semifinales contra Roscoe Tanner, cuyos intimidantes observadores de servicios calificaron como el golpe más fuerte de la historia en Wimbledon.

Aunque muchos pensaron que no tenía ninguna oportunidad, Ashe formuló un plan de juego para el partido: no golpear con fuerza. Planeaba servir con fuerza y ​​luego darle a Connors nada más que "basura", como lo describió el propio Ashe. Connors ganó el primer juego del primer set, pero luego perdió el resto del set en solo 20 minutos, 6-1. Aunque Connors ganó solo un juego frente a Ashe en el segundo set, se llevó el tercer set 7-5. Con la confianza recuperada, Connors se pavoneaba por la cancha, mientras Ashe cerraba los ojos entre series, concentrándose en el momento que tenía entre manos. Finalmente, con la multitud sorprendida animándolo, Ashe remató a Connors en el cuarto set, 6-4.


Descargo de responsabilidad

El registro o el uso de este sitio constituye la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario, Política de privacidad y Declaración de cookies, y Sus derechos de privacidad de California (Acuerdo de usuario actualizado el 1/1/21. Política de privacidad y Declaración de cookies actualizadas el 5/1/2021).

© 2021 Advance Local Media LLC. Todos los derechos reservados (Acerca de nosotros).
El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o usado de otra manera, excepto con el permiso previo por escrito de Advance Local.

Las reglas de la comunidad se aplican a todo el contenido que cargue o envíe a este sitio.


Historia de vida

Años de adolescencia
Arthur continuó con su tenis bajo la instrucción de Johnson & # 8217 y en 1958 se convirtió en el primer afroamericano en jugar en los campeonatos masculinos de Maryland # 8217. Esta fue también su primera competición de tenis integrada. Durante el verano, Arthur podía viajar y participar en torneos competitivos en todo el país durante el año escolar, su competencia era mucho más limitada porque estaba limitado a oponentes negros de Richmond y solo había canchas de tenis al aire libre para negros. Para que pudiera continuar con su tenis, lo enviaron lejos antes de comenzar su último año en la escuela secundaria a St. Louis, Missouri. Se quedó con un amigo de Johnson, Richard Hudlin y disfrutó de una serie de fuertes oponentes de tenis. En ese momento también se estaba haciendo un nombre, habiendo ganado múltiples torneos de tenis juveniles en todo el país y apareciendo en la edición del 12 de diciembre de 1960 de Sports Illustrated como Face in the Crowd. Fue en este momento que la Universidad de California en Los Ángeles le ofreció una beca completa para asistir a la universidad allí.

Años universitarios
Al graduarse de la escuela secundaria primero en su clase, Arthur fue a UCLA, que tenía uno de los mejores programas universitarios de tenis. Jugar allí le trajo más reconocimiento entre los entusiastas del tenis. Ese año también fue nombrado para el equipo de la Copa Davis de Estados Unidos como su primer jugador afroamericano. Continuó jugando en el equipo hasta 1970, y luego nuevamente en 1975, 1976 y 1978. Como estudiante de segundo año en UCLA, Arthur apareció nuevamente en Sports Illustrated & # 8217s Faces in the Crowd como un atleta prometedor de cierta importancia. Durante su tiempo en la universidad, mantuvo buenas calificaciones mientras perseguía el tenis. Participó activamente en otras cosas, uniéndose al capítulo Upsilon de la Fraternidad Kappa Alpha Psi en el campus. En 1966 Arthur se graduó con un título en administración de empresas, el primer miembro del lado paterno de su familia en graduarse de la universidad. Además de terminar sus estudios Arthur había ganado en 1965 el campeonato individual de la NCAA y había contribuido significativamente a que UCLA ganara el campeonato de tenis por equipos de la NCAA.

Servicio militar
Después de la escuela, Arthur sirvió a su país y se unió al ejército de los EE. UU. De 1966 a 1968. Mientras estaba destinado en West Point en Nueva York, finalmente alcanzó el rango de primer teniente. During his time in the army he continued to play tennis, participating in the Davis Cup and other tournaments.

Still an amateur, Arthur triumphed over Tom Okker of the Netherlands on September 9, 1968 to win the first U.S. Open. Unfortunately, because of his amateur status he could not accept the prize money, which was given to Okker despite his loss. He is the only African-American man to ever win the title.

Upon returning to West Point, Arthur entered the dining hall that evening where, unexpectedly, everyone gave him a enthusiastic standing ovation. Soon thereafter in 1969 Arthur co-founded the National Junior Tennis League with Charlie Pasarell, a tennis player who later went on to be a tournament director and commentator, and Sheridan Snyder, a tennis enthusiast.

The program was designed to expose children to tennis who might not otherwise have opportunities to play while fostering a sense of discipline and attention to academics.

This was the first of many programs with which Arthur would become involved, many of them focusing on youths, minorities, education, tennis, or some intersection thereof. For Arthur, however, the tennis programs he was involved with were not oriented toward producing professional athletes but instead used tennis as a vehicle for teaching life skills.

Professional Years
In 1969 Arthur first applied for a visa to travel to South Africa and compete in the South African Open. At the time the country’s government enforced a strict policy of racial segregation called Apartheid. Because of this they denied him a South African visa despite his number 1 U.S. ranking.

He continued to keep applying for visas, and the country continued to deny him. In protest he used this example of discrimination to campaign for the expulsion of the nation from the International Lawn Tennis Federation. This was the beginning of his activism against Apartheid, which would become a central issue to him for the next two decades.

In January of 1970 Arthur won the Australian open, the second of his three career grand Slam singles titles. By the early 70s he had become one of the most famous tennis players. Along with Arthur’s growing celebrity status, the sport of tennis was becoming more and more popular. However, the earnings of tennis players did not reflect the increased interest and therefore revenue. In response to this he partnered in creating the Association of Tennis Professionals (ATP) in 1972 with Jack Kramer and others. The ATP was formed to represent the interests of male tennis pros. Prior to its formation players had less control over their earnings or their tournament schedule. Two years later he was elected as the President of ATP.

South Africa eventually granted Arthur a visa in 1973. He was the first black pro to play in the national championships there where he reached the singles finals and won the doubles title with Tom Okker.

1975 would prove a banner year for Arthur. On July 5, 1975 he defeated the heavily favored Jimmy Connors in four sets to win the Wimbledon singles title. He was the first and only black man to win the most prestigious grass-court tournament. This year he also attained the #1 men’s ranking in the world.

Family Life
In 1976 Arthur met Jeanne Moutoussamy, a photographer, who he married on February 20, 1977. The ceremony was held at the United Nations chapel in New York and was presided over by Andrew Young, the U.S. ambassador to the U.N. In 1979 Arthur suffered a heart attack while holding a tennis clinic in New York. He was hospitalized for ten days afterwards and later that year underwent quadruple-bypass surgery. He continued to suffer chest pains though and in 1980 decided to retire from tennis with a career record of 818 wins, 260 losses and 51 titles.

Arthur’s retirement from tennis in no way meant slowing down. He took on many new tasks: writing for Time Magazine, the Washington Post and Tennis Magazine commentating for ABC Sports and continuing his activism against the South African Apartheid regime. That same year, in fact, he was appointed captain of the U.S. Davis Cup team. Under his leadership—including members such as John McEnroe, Peter Fleming and Jimmy Connors over his period as captain—the U.S. won the Davis Cup in 1981 and 1982. In 1981 he also served as national chairman of the American Heart Association.

In 1983 Arthur went through a second bypass surgery. After the operation, in order to accelerate his recovery, he received a blood transfusion. It was this transfusion that resulted in him contracting human immunodeficiency virus or HIV. Also in 1983, along with Harry Belafonte, he founded Artists and Athletes Against Apartheid, which worked toward raising awareness of Apartheid policies and lobbying for sanctions and embargoes against the South African government. Two years later the immense courage of his convictions were displayed when he was arrested outside the South African embassy in Washington during an anti-apartheid protest on January 11, 1985. That same year his career was officially commemorated by his induction into the International Tennis Hall of Fame in Newport, RI.

The next year marked another very important milestone for Arthur Ashe. On December 21, 1986 his daughter, Camera, was born. Around this time he also agreed to teach a course at Florida Memorial College, “The Black Athlete in Contemporary Society.” In preparation for this, he searched libraries for a book detailing history of Black Americans in sports up through the present. The most up-to-date and comprehensive text available was from 20 years before. This was the inspiration for him to begin work on his 3-volume book “A Hard Road To Glory,” which was published in 1988. During this period he also founded the ABC Cities Tennis Program, the Athlete-Career Connection, and the Safe Passage Foundation.

After feeling numbness in his right hand, Arthur was hospitalized again in 1988. Tests showed that he had a bacterial infection called toxoplasmosis, most often present in people with HIV. After further testing it was revealed that he had HIV, the virus that can cause AIDS. This information was kept private at the time.

Continuing to work he returned to South Africa again in 1991 to witness the change to which his tireless work had contributed. As part of a 31-member delegation, he got to observe the political changes in the country as it began repealing apartheid legislation and moving toward integration. His commitment and efforts toward this cause were such that when Nelson Mandela, a political prisoner of the South African government for 27 years, was first set free and was asked whom in the U.S. he wished to have visit, he said, “How about Arthur Ashe?”

In 1992 the newspaper USA Today contacted him about reports of his illness, which had hitherto been secret. Arthur decided to preempt the paper and go public on his own terms holding a press conference with his wife on April 8, 1992 to announce that he had contracted AIDS. This incited a whirlwind of publicity and attention, which Arthur used to raise awareness about AIDS and its victims. In his memoir “Days of Grace” he wrote, “I do not like being the personification of a problem, much less a problem involving a killer disease, but I know I must seize these opportunities to spread the word.” In the last year of his life he founded the Arthur Ashe Foundation for the Defeat of AIDS, which raised money for research into treating, curing and preventing AIDS, the end goal being the eradication of the disease. He also spoke before the U.N. General Assembly on World AIDS day imploring the delegates to increase funding for AIDS research and discussing the need to address AIDS as a world issue, anticipating the global spread of the disease in the coming years. He also continued his activism in other sectors. He was arrested during a protest against U.S. policy toward Haitian refugees outside the White House. That year Arthur Ashe was named Sports Illustrated’s Sportsman of the Year, an honor bestowed upon “the athlete or team whose performance that year most embodies the spirit of sportsmanship and achievement,” undoubtedly due to his incessant work and indefatigable spirit.

Two months before his death he founded the Arthur Ashe Institute for Urban Health, to help address issues of inadequate health care delivery to urban minority populations. He also dedicated time in his last few months to writing “Days of Grace,” his memoir that he finished only days before his death.