Interesante

¿Cómo entró el Falasha en contacto con los judíos fuera de Etiopía?

¿Cómo entró el Falasha en contacto con los judíos fuera de Etiopía?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Acabo de leer un libro sobre una expedición a Etiopía, El último de África libre, publicado en 1928. El autor Gordon MacCreagh escribe:

Un hecho asombroso que debería ser de gran interés para los judíos de todo el mundo es que existe hoy en Abisinia una tribu perdida de judíos conocida como los Falasha, que han estado aislados durante tantos siglos que, si bien conservan la fe judía en prácticamente todos sus territorios pureza antigua, en realidad no tenían conocimiento de que existiera ningún otro judío.

De hecho, no fue hasta casi ayer, 1906, que el conocimiento definitivo de los hermanos en la fe llegó a estos Falasha a través de una carta escrita por una congregación de rabinos europeos. En respuesta a lo que escribieron: "... La noticia de tu existencia era para nosotros hasta ahora sólo una fábula. Ahora hemos recibido [a través de tu carta] conocimiento y certeza. Por lo tanto, nos regocijamos ..."

¿Es esto cierto? ¿Dónde puedo leer más? Leer las cartas originales sería genial, pero ni siquiera sé en qué idioma están escritas.


Creo que la carta a la que se refiere el autor es, de hecho, la "Carta a los Falashas", una carta pública atribuida a Hajji Seraya Khan Shapshal (también conocida como Seraya Shapshal, Серая Бен Мордехай Шапшал, Seraja Šapšalas, Seraj Szapszał Сечал ), que probablemente fue escrita mientras estudiaba en San Petersburgo en 1896. Esta carta a menudo está fechada erróneamente en 1905 o 1906, por razones que no están claras. Ciertamente fue no escrito por "un grupo de rabinos europeos", pero de hecho fue una carta firmada por muchos miembros prominentes de la comunidad caraíta en San Petersburgo, quienes estaban particularmente interesados ​​en las noticias de otra secta judía potencial que (como los caraítas) rechazó o rechazó no tenía ningún concepto de judaísmo rabínico, pero sospecho que el Sr. Gordon MacCreagh no se dio cuenta del gran cisma que existía entre los caraítas y el judaísmo rabínico en la región en ese momento, o simplemente llamó a los líderes caraítas "rabinos europeos" simplemente porque un lector cristiano laico no estaría familiarizado con otros términos.

Mi entendimiento es original fue escrito en turco otomano. No tengo una copia del original, pero ese habría sido el lenguaje diplomático utilizado entre los imperios abisinio, ruso y otomano en este momento.

Aquí está la traducción que tengo (desafortunadamente, no sé su origen exacto):

"¡La paz sea con ustedes, queridos hermanos! ¡Santificado sea el nombre de YHWH y de los hijos de Abaraham, Yitzhaq y Yakov!

Publicaciones recientes nos han informado de que ustedes, quizás, ¡son nuestros hermanos!

En estos libros, dice que vives en un país lejano de Abisinia o Sheba, llamado por los israelitas, Qush, y que tu religión es la Ley de Moshe, como se la dio a los israelitas en el monte Sinaí al profeta Moshe.

Tenemos entendido que se llama a sí mismo Falash o Kara porque cree estrictamente en el Tanakh. y no acepte el Talmud o la Mishna, que son aceptados por los "judíos".

Queremos informarles que nuestra nación se deriva de los israelitas. También nos llamamos Qara, Qarai, Bene Miqra o Qaraim. Durante los últimos dos mil años, hemos vivido aquí, en este país, que en este momento es parte del Gran Imperio Ruso. Creemos que nuestros padres huyeron a Persia después de la destrucción del Templo de Salomón; luego, nos trasladamos al país de Khazars, cerca del Mar Negro. Durante el último siglo, hemos sido gobernados por los zares de Rusia.

No somos numerosos: hay sólo 10.000 Qaraim en Rusia, otros 5.000 en Egipto y Argel, y pocos Qaraim en Jerusalén, Estambul y en los países alemanes.

Nuestra religión es la verdadera religión de la Nación de Israel: creemos solo en Tanakh y rechazamos los matrimonios mixtos con judíos o cualquier otra nación que no se adhiera a la verdadera religión. Nuestras oraciones están en hebreo-leshon kodesh, el idioma sagrado.

Nuestras oraciones fueron escritas en la antigüedad por los grandes sabios, y usamos para nuestras oraciones los Salmos del Rey David. Nuestra Torá es solo la Torá de Moshé, que tiene 5 partes, Bereshiit, Shemot, Vayikra, Bamidbar y Devarim. También hay 19 libros de los Profetas.

Si usted, con la ayuda de YHWH, recibe esta carta, por favor responda nuestras preguntas:

  • ¿Por qué se identifica como "Kara" o "Falasha"?
  • ¿Qué diferencias hay entre usted y los judíos?
  • ¿Son descendientes de los antiguos israelitas como nosotros?
  • Si eres descendiente de israelitas, ¿cuándo te mudaste a Abisinia?
  • Si son descendientes de israelitas, ¿aceptan solo el Tanaj de Moshé, como nosotros?
  • En su país, ¿tiene también otros descendientes de israelitas (los "judíos" o los llamados "rabinatos")?
  • ¿Practica matrimonios mixtos con ellos? ¿Come la misma carne?
  • ¿Cómo son sus relaciones con otros judíos?
  • ¿Practicas la circuncisión, guardas Shabat y Pessach, como recordatorio del Éxodo de Egipto?
  • ¿Cómo celebras Shavuot? ¿Cuándo empiezas a contar 50 días? Desde el segundo día de Pessaj, o desde el primer día de la semana de Pessah como está escrito: ¿Mimashurat ha-Shabat? (Contamos 7 semanas desde el primer día de la semana (después de Shabat). Si Pessah es en el primer día de la semana, entonces contamos 7 semanas a partir de este domingo. Para nosotros siempre es Shavuot en el día después de Shabat - Domingo).
  • ¿Usas, según la Torá, tzitzit?
  • ¿Lo usas solo durante la adoración o en todas partes? (Usamos tzitzit solo en el momento de las oraciones).
  • ¿Qué tipo de calendario usas y cuáles son los nombres de tus meses?
  • ¿Qué fecha usas? ¿Usas la fecha de la Creación del mundo o de otro momento? (Contamos nuestros meses por la luna).
  • ¿Tienes solo la Torá de Moshé, o también tienes Profetas? Si tienes libros de los profetas, ¿en qué lenguas están escritos y cómo se llaman?
  • ¿Tienes obras de Hakhams? ¿Qué son estos libros? ¿Qué idioma se usa y cuándo se escribió?
  • ¿Dónde rezas? ¿Cómo llamas a tu casa de culto? ¿Qué idioma usa para sus oraciones y cuándo fueron escritas?
  • ¿Todavía tienes Cohanim y Levitas? Si no es así, ¿quiénes desempeñan las funciones de los sacerdotes? ¿Quién es el jefe de tu comunidad? ¿Cómo llamas a esta persona? ¿Quién dirige en su comunidad frente a YHWH (kantor), y cómo llama a su adoración?
  • ¿Tienes días para festejar o ayunar? ¿Cuáles son sus nombres y qué recuerdas en estos días?
  • ¿Celebra Purim, que se estableció en la época de Mordokhai y Ester?
  • ¿Cuál es tu libro más antiguo, qué contiene? ¿Qué idioma se utilizó?
  • ¿Lees y escribes en hebreo? ¿Usas cantilación? ¿Utiliza la cantilación sobre o debajo del texto? (Usamos cantilación bajo texto escrito).

Cuéntenos todo sobre sus costumbres, tradiciones y su situación social y económica. ¿Qué tipo de trabajos haces? ¿Cómo vives, qué tipo de vestido usas? ¿Eres rico entre vosotros? ¿Pueden sus hijos leer y escribir? ¿A qué edades se casan hijos e hijas?

¿Cuántos de ustedes? ¿Qué idiomas usas? ¿Cuáles son las diferencias entre usted y las otras naciones locales?

Después de esta carta, ¿quizás podamos correspondernos en hebreo? Leshon kodesh. Si conoce este idioma, responda en hebreo; conocemos muy bien este idioma.

Esperamos que nos responda a todas nuestras preguntas y nos informe que en su lejano país viven nuestros hermanos-israelitas, creyentes en un solo Dios. Qaraim.

Por favor infórmenos de su dirección o por qué correo podemos enviar nuestras próximas cartas. ¿Tu viajas? Si algunos de ustedes alguna vez visitan otros países, por favor infórmenos si alguno se encuentra en países distantes de Europa y Rusia o en Egipto, Palestina y Holy Yerushalayim. Si alguno de ustedes puede viajar a Rusia, podrá encontrarnos en Peterburg, Moscú, Odessa, en Crimea (Yevpatoriya, Sebastopol, Simferopol, Feodosiya); estas son nuestras comunidades.

Oramos a YHWH para santificarlos y les enviamos nuestros mejores saludos.

Firmado

  • Samuil ben Moshe Szapszal
  • David ben Berakha Mangoubi
  • Yakov ben Benyamin Duba
  • Sabatai ben Berakha Mangoubi
  • Moshe ben Berakha Mangoubi
  • Yosif ben Yitzhaq Eraqa
  • (Comunidad de Qaraim, St. Peterburg)

14 de julio de 1896.


Aquí tenemos aquí una historia detallada de los judíos etíopes: Judería etíope - Historia de la comunidad de una fuente muy bien acreditada, como puede ver en su página de inicio, etc.

Allí no se menciona la carta de 1906 que cita, pero hay una referencia allí que puede reflejarla:

En 1864, casi todas las principales autoridades judías, sobre todo el rabino Azriel Hildsheimer de Eisenstadt, Alemania, aceptaron a los Beta Israel como verdaderos judíos. En 1908, los principales rabinos de cuarenta y cinco países habían escuchado el llamado del rabino Hildsheimer y reconocieron oficialmente a los Beta Israel como compañeros judíos.

Quizás este "Reconocimiento oficial" en 1908 fue el resultado de su carta de 1906. El momento parece correcto.

Sea como fuere, la historia de los judíos etíopes en la línea que menciona está bien documentada y verificable. Supra (solo algunos fragmentos, hay una gran cantidad de material allí):

Una vez fueron reyes. Con medio millón de personas, igualaron su fe con fervor y superaron a los miembros de las tribus musulmanas y cristianas que los rodeaban para gobernar las tierras altas de las montañas alrededor del lago Tana. Se llamaban a sí mismos Beta Israel, la casa de Israel, y usaban la Torá para guiar sus oraciones y recuerdos de las alturas de Jerusalén mientras vivían en sus chozas de paja en Etiopía, pero sus vecinos los llamaban Falashas, ​​los alienígenas, los invasores. E incluso trescientos años de gobierno, incluso los rasgos negros que coincidían con los de todas las personas que los rodeaban no hicieron que los judíos de Etiopía fueran gobernadores seguros de su destino en África ”(“ Falashas: The Forgotten Judios ”, Baltimore Jewish Times, 9 Noviembre de 1979).

Durante siglos, la comunidad judía mundial ni siquiera fue consciente de la existencia de la comunidad judía de Etiopía en la provincia norteña de Gondar. El milagro de la Operación Salomón recién ahora se comprende completamente; una antigua comunidad judía ha sido rescatada del borde del exilio y el hambre impuestos por el gobierno ...

Relevante para la fuente y la carta que citó y su contacto inicial con los judíos modernos:

El primer contacto moderno con la comunidad ahora oprimida se produjo en 1769, cuando el explorador escocés James Bruce se topó con ellos mientras buscaba el nacimiento del río Nilo. Sus estimaciones en ese momento ubicaron la población de Beta Israel en 100,000, ya muy disminuida desde una estimación de siglos antes de medio millón.
Se hizo poco contacto adicional con la comunidad, pero en 1935 su estabilidad se vio gravemente amenazada cuando el ejército italiano entró en Etiopía. El gobernante de Etiopía, el emperador Haile Selassie, huyó de su país y se refugió en Jerusalén por un corto tiempo. Selassie regresó al poder en 1941, pero la situación del Beta Israel mejoró poco ...


Después de asumir el cargo en 1977, el primer ministro israelí, Menachem Begin, estaba ansioso por facilitar el rescate de los judíos de Etiopía, por lo que Israel entró en un período de venta de armas al gobierno de Mariam con la esperanza de que Etiopía permitiera que los judíos se fueran a Israel. En 1977, Begin le pidió al presidente Mengistu que permitiera que 200 judíos etíopes partieran hacia Israel a bordo de un avión militar israelí que había vaciado su cargamento militar y regresaba a Israel. Mariam estuvo de acuerdo, y eso pudo haber sido el precursor del éxodo masivo de la Operación Moisés que comenzó ...

Más de 8.000 Beta Israel llegaron a Israel entre 1977 y 1984. Pero estos esfuerzos palidecen en comparación con el éxodo moderno que tuvo lugar durante la Operación Moisés de 1984 ...

Yo personalmente viví en Israel durante los años 70 y 80 y conocí a muchos judíos etíopes que, a diferencia de la mayoría de los judíos modernos, son negros, pero hoy son aceptados en Israel como judíos sin reservas. En el momento de su afluencia inicial en los años 70, hubo cierta discusión sobre la legitimidad de su afirmación de ser judíos que no requerían conversión, pero se llegó a la conclusión de que eran judíos auténticos y tenían derechos bajo la Ley del Retorno:

En 1975, el Gran Rabino Ashkenazic Shlomo Goren escribió a Beta Israel diciéndoles: “Ustedes son nuestros hermanos, son nuestra sangre y nuestra carne. Ustedes son verdaderos judíos ". Más tarde, ese mismo año, la Comisión Interministerial de Israel reconoció oficialmente a los Beta Israel como judíos bajo la Ley de Retorno de Israel, una ley diseñada para ayudar en la inmigración judía a Israel. Los Beta Israel estaban listos para regresar a casa.

Debido a que gran parte de la historia de Beta Israel se transmite oralmente de generación en generación, es posible que nunca sepamos realmente sus orígenes. Existen cuatro teorías principales sobre los inicios de la comunidad Beta Israel:

1) El Beta Israel puede ser la tribu israelita perdida de Dan. 2) Pueden ser descendientes de Menelik I, hijo del rey Salomón y la reina Sheba. 3) Pueden ser descendientes de cristianos etíopes y paganos que se convirtieron al judaísmo hace siglos. 4) Pueden ser descendientes de judíos que huyeron de Israel a Egipto después de la destrucción del Primer Templo en 586 a. C. y se establecieron en Etiopía.

Judíos etíopes en Israel hoy:

Más de 36.000 judíos etíopes viven ahora en Israel y, a pesar de las dificultades económicas y sociales, su comunidad tiene una parte integral en la sociedad israelí. En 1999, Avraham Yitzhak se convirtió en el primer inmigrante etíope en obtener un título de médico de una escuela de medicina israelí. En 2011, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel nombró a Rachamim Elazar como Embajador de Israel en Etiopía, convirtiéndolo en el primer israelí de ascendencia etíope en servir como embajador del Estado de Israel. Todavía hay muchos problemas dentro de la comunidad etíope en Israel (pobreza, falta de educación, etc.) pero se están logrando grandes avances todos los días.

Lo más interesante es que Miss Israel es actualmente una judía etíope: Yityish Aynaw: la primera Miss Israel negra

Para una erudición histórica seria, debe investigar las obras del historiador británico Tudor Parfitt, libros de Tudor Parfitt, quien ha dedicado la mayor parte de su carrera a investigar y escribir sobre la historia de los judíos en África y Asia. En particular, consulte: El Beta Israel en Etiopía e Israel: estudios sobre los judíos etíopes, su importante colección sobre este tema. Lamentablemente, no lo tengo a mi disposición; tal vez allí pueda encontrar una discusión específica sobre la carta a la que se refiere.

Actualizar: Al leer El arca perdida del pacto de Parfitt, escrito en 2008, descubrí que menciona que las pruebas genéticas han demostrado que la Beta Israel (Falasha) carece de un marcador genético que poseen todos los demás judíos conocidos en el mundo, mientras que, sorprendentemente, los Lembas, de Zimbabwe y Sudáfrica, poseen este marcador.


¿Cómo se puso en contacto Falasha con los judíos fuera de Etiopía? - Historia

El origen olvidado de los judíos etíopes del norte de Sudán

Por Ibrahim Omer copyright 2012

Lo que despertó mi interés por estudiar la conexión entre los judíos etíopes y Sudán, son los retratos de israelíes etíopes que se muestran en el libro. Los judíos etíopes de Israel: historias personales de la vida en la tierra prometida, por Lyons y Ossendryver. En términos generales, para alguien de Sudán, la variación de los rasgos faciales entre los etíopes y los sudaneses del norte son reconocibles al instante. Lo primero que me llamó la atención fue que los rostros etíopes israelíes que se muestran en los retratos apenas se distinguen de los sudaneses del norte. No son solo los rasgos faciales físicos los que los hacen identificables como claramente sudaneses del norte, sino también las características culturales percibidas a través de las expresiones y los gestos generales.

Al examinar el entorno geográfico y la historia de los judíos etíopes, me he dado cuenta de que la relación entre los judíos etíopes y sus vecinos sudaneses es mucho más estrecha de lo que generalmente se cree. Este artículo busca demostrar que los judíos etíopes de hoy remontan su historia a lo que hoy es el norte de Sudán, o Kush, antes de la actual Etiopía. Este argumento se basa en una amplia gama de evidencia histórica e información geográfica.

Sin embargo, el documento no intenta profundizar en las tradiciones culturales o prácticas religiosas de esta comunidad, ya que tal tema está más allá de mi conocimiento, más bien apunta a la gran cantidad de evidencia que establece que los judíos etíopes se originaron en una comunidad judía. procedente de lo que hoy es el norte de Sudán.

El contenido del artículo está organizado en siete subtítulos: en los Beta Israel, se presenta una breve descripción de los judíos etíopes en Etiopía antigua versus moderna, se hace una distinción entre las ubicaciones antiguas y actuales de Etiopía para evitar confusiones terminológicas en Teorías sobre los orígenes del Beta Israel, los argumentos académicos sobre el origen del Beta Israel se resumen en Fuentes bíblicas, Las referencias antiguas que indican la presencia judía antigua en Kush se presentan en De Kush a Aksum, los contactos entre los reinos kushita y aksumita se describen en Fuentes medievales, Las tradiciones que enfatizan la relación histórica entre Beta Israel y Kush son sacadas a la luz y finalmente se hacen comentarios finales en Conclusión.

Antes de su elevación a Israel, los judíos etíopes ocuparon la esquina noroeste de la meseta etíope, concentrada en la región montañosa al norte del lago Tana, al oeste de la cual se encuentran inmediatamente las tierras planas del Sudán. Los judíos etíopes se refirieron a sí mismos como los Beta Israel (o la Casa de Israel), un término que se utiliza en el resto de este artículo para etiquetar a la comunidad. El Beta Israel vivía en aldeas cercanas a las poblaciones cristiana y musulmana (Salamon 17). Para los etíopes no judíos, los Beta Israel también son conocidos como los Falasha, es decir, extraños en el idioma antiguo y local. Caray. Los Beta Israel se consideran principalmente parte de la Habasha sociedad, que compromete una serie de poblaciones relacionadas étnicamente que ocupan la parte norte de la Etiopía moderna y también se considera que descienden de los antiguos Aksumitas.

Varias tradiciones judías afirman que los Beta Israel son descendientes de la Tribu perdida de Dan, una de las doce tribus perdidas de Israel. Sin embargo, dado que los Beta Israel son judíos, más que cualquier otra cosa, los eruditos han tratado esta afinidad con la Tribu de Dan con gran sospecha.

Etiopía antigua versus moderna:

Antes de continuar en el curso de este argumento, debe tenerse en cuenta que la ubicación de Etiopía actual es diferente a la de antigua etiopía. Esta dualidad en términos ha llevado a mucha confusión entre los académicos y, lamentablemente, ha distorsionado muchos de los hallazgos de investigación muy populares.

Prácticamente no existe evidencia que valide la suposición de que la Etiopía de hoy en día se conoce como Etiopía en tiempos antiguos. Lo mismo se aplica al nombre Kush (o Cush), es decir, el otro nombre antiguo de Etiopía, que tampoco tiene conexión con la Etiopía moderna. También debe tenerse en cuenta que todas las referencias bíblicas y la mayoría de las escritas no etíopes a Kush/Etiopía, son anteriores a la aparición de la civilización aksumita en lo que hoy es Etiopía (Kaplan 21), que surgió como un reino reconocible solo en el siglo I d.C.

Etiopía en fuentes antiguas se refería a lo que hoy es el norte de Sudán. Aksum, por otro lado, definió el ámbito geográfico de la actual Etiopía. Como dice Kaplan: "Desafortunadamente, algunos eruditos ignoran este uso y confunden seriamente las cosas al identificar de manera simplista la antigua Cus / Etiopía con la actual Etiopía" (20). Las fuentes históricas y arqueológicas, con todos sus diferentes tipos, casi no dejan lugar para cuestionar la ubicación de la antigua Etiopía / Kush que se encuentra en lo que hoy es el norte de Sudán.

Teorías sobre los orígenes del Beta Israel:

Una teoría popular moderna entre los eruditos sostiene que los Beta Israel se han originado y desarrollado dentro de los límites políticos de lo que es hoy. Etiopía.Kaplan, el principal historiador en el campo, después de una investigación detallada llega a una conclusión problemática. El escribe:

Como discutiremos con mayor detalle a continuación, antes del siglo XX, la historia de los judíos en Etiopía es la historia de su vida en Etiopía. Los acontecimientos fuera de ese país y, en particular, los acontecimientos ocurridos en otras comunidades judías prácticamente no tuvieron ningún impacto en su condición. (3)

Esta teoría concluyente es problemática por tres razones principales:

Primero, los eruditos que defienden esta perspectiva (por ejemplo, Salomón) no logran explicar por qué los cristianos se convertirían en judíos, asume que el lector simplemente aceptaría que no hay justificación disponible. Teferi critica racionalmente esta teoría afirmando: "Para pasar del judaísmo al cristianismo es necesario aceptar a Jesús como el Messaías. Lo contrario requiere la negación del fundamento mismo del cristianismo, que es Jesús" (179). Teferi continúa elaborando indicando que los únicos ejemplos de la historia de tal fenómeno de conversión son los gentiles que esencialmente entraron en contacto con judíos.

En segundo lugar, la teoría no justifica la gran cantidad de fuentes que muestran una fuerte evidencia de la migración de poblaciones judías al este de África, o posibles conexiones con otras comunidades judías.

En tercer lugar, los partidarios de este argumento no recuerdan que las fronteras geográficas modernas de la República Democrática Federal de Etiopía, y de todos los países de África, solo fueron fijadas por las potencias coloniales en el siglo XX. Como explica Phillipson (1998): "Los nombres de países o provincias a menudo proporcionan un medio conveniente de referencia geográfica, pero considerar el pasado lejano en el marco de la política reciente sólo puede ser engañoso" (37). Restringir la investigación histórica de una sociedad antigua / medieval a los límites geográficos contemporáneos, como ha hecho Kaplan, demuestra un enfoque deficiente en la investigación académica histórica.

Otra teoría prominente, aunque menos apoyada, sugiere que los Beta Israel se originaron en una población judía del sur de Arabia. La principal evidencia histórica de esta teoría es la derrota aksumita de un rey judío en Arabia en el siglo VI. Esta teoría está abrumada por dos problemas importantes. Primero, hay evidencia de que la presencia cultural judía en Aksum es anterior al siglo VI en cientos de años (Kaplan 32). En segundo lugar, prácticamente no hay referencias auténticas que indiquen una conexión directa entre los judíos de Arabia y los de Aksum.

Curiosamente, una tercera teoría sugiere un origen egipcio del Beta Israel. A pesar de su naturaleza altamente teórica, este argumento suena más convincente que los otros dos discutidos anteriormente. Si bien este tercer argumento no puede descartarse simplemente, carece de pruebas reales. El argumento sostiene que una población de la guarnición judía de Elefantina, que estaba estacionada en la frontera sur de Egipto en el siglo V aC, había emigrado hacia el sur a Kush y luego a Aksum. Sin embargo, el gran agujero en tal afirmación teórica es que no hay referencias que apoyen tal movimiento por parte de los judíos de Elefantina. Además, la cultura de la comunidad de guarnición judía es distinta y muy diferente de la del Beta Israel (para más información sobre esto, consulte: Erlikh y Gershoni 60 Porten).

Lamento decir que, a pesar de sus debilidades, estos tres argumentos han ganado una popularidad significativa y un reconocimiento generalizado entre los historiadores. Irónicamente, la amplia gama de evidencia que indica la presencia de una comunidad judía ampliada en Sudán, que está directamente relacionada con el Beta Israel, no ha sido investigada e incluso ha sido rechazada con un pequeño esfuerzo de justificación. Kaplan, descarta la posibilidad de la migración de una población judía del Mediterráneo a Aksum vía Sudán y explica que "el Nilo, desde Egipto a Etiopía, nunca ha sido navegable" (27). Si bien es cierto que el valle del Nilo entre Egipto y Sudán está interrumpido por cataratas, el viaje entre Kush y el Mediterráneo nunca se vio obstaculizado por eso y siempre ha sido extenso a lo largo de la historia. Las evidencias arqueológicas e históricas no dejan de insistir más en este hecho.

Una amplia colección de tradiciones judías se refiere a una población judía en la tierra de Kush, también deletreada Cush, y conocida como Etiopía. Como se indicó anteriormente, estos términos geográficos antiguos se referían a lo que hoy es el norte de Sudán, y no a la actual Etiopía. Kush representa una de las civilizaciones más poderosas del mundo antiguo.Los kushitas desarrollaron varios reinos a lo largo de la historia y en el siglo VIII a.C. construyeron un imperio expansivo que se extendió desde el centro de Sudán hasta el centro de Palestina, que finalmente perdieron para los asirios.

A diferencia de todas las formas de literatura contemporánea, la Biblia clasifica a los kushitas por igual, si no más alto, que las principales naciones del mundo bíblico (es decir, los egipcios, los babilonios y los persas). En Génesis 10: 6, Cush (o Kush, es decir, que es antepasado de los kushitas) aparece como el primer hijo de Ham antes que sus hermanos, Mizraim (antepasado de los egipcios), y Poner (antepasado de los libios), y Canaán (antepasado de los cananeos). Además, la Biblia atribuye personajes famosos a la ascendencia kushita, incluidos Seba (o Sheba) mejor conocida por su encuentro con el rey Salomón (1 Crónicas 1: 9), esposa de Moisés Kushita Séfora (Números 12: 1), y el legendario héroe épico mesopotámico Nimrod (Génesis 10: 8-9). Esto es solo por citar algunos.

La Biblia presenta algunas de las primeras pruebas escritas de la posible existencia de judíos en Kush:

En ese día, el Señor extenderá su mano por segunda vez para reclamar el remanente que queda de su pueblo de Asiria, del Bajo Egipto, del Alto Egipto, de Cush, de Elam, de Babilonia, de Hamat y de las islas del mar. (Isías 11:11)

Registraré a Rahab y a Babilonia entre los que me reconocen; también a Filistea y Tiro, junto con Cush- y dirá: 'Este nació en Sion' (Salmo 87: 4).

Desde más allá de los ríos de Cush mis adoradores, mi pueblo esparcido, me traerán ofrendas. (Sofonías 3:10)

Las referencias a Kush en diversos contextos aparecen en diversas narrativas y tradiciones bíblicas y extrabíblicas, como la narrativa elaborada del viaje de Moisés en Kush presentada en el Libro de Jasher, cuyo análisis excedería la posible extensión de este artículo.

Además, como se mencionó, la civilización Kushite es anterior a la de Aksum con tiempos muy prolongados. Si bien la civilización aksumita vio sus comienzos en el siglo V a.C. y no se convirtió en un reino poderoso organizado hasta el siglo I d.C., Kush floreció a partir del siglo IX a.C. y ya era un imperio mediterráneo en el siglo VIII a.C. .

Además, Kush conserva una ubicación geográfica que es más accesible al Mediterráneo que la de la región más al sur de Aksum. El carácter accidentado y montañoso de la Etiopía contemporánea, a diferencia de las tierras planas del Sudán, siempre ha dificultado enormemente las comunicaciones con otras civilizaciones. Por lo tanto, un viaje de una población judía desde Palestina a Kush es mucho más razonablemente sugestivo que un viaje exhaustivo al interior de la meseta montañosa de la actual Etiopía.

Como se señaló anteriormente, Aksum no surgió como un estado autónomo fuerte hasta el siglo I d.C. Pero incluso después del primer siglo, y a pesar de que el reino estaba ubicado en una encrucijada de rutas comerciales, Aksum era comparativamente pequeña en población y en influencia tenía muchas limitaciones. Al estar bloqueado del Mediterráneo tanto por Kush como por Egipto, y alejado del Océano Índico por Arabia, la geografía definitivamente ha tenido un impacto negativo en la actividad económica de Aksum. Solo en el siglo IV, Aksum pudo ejercer un control parcial sobre la zona central del Mar Rojo y llevar a cabo una incursión temporal en Kush.

Además, desde sus inicios, Aksum no era una entidad homogénea, la región culturalmente diversa solo estaba unida por un rey soberano compartido (Omer 8-16). Los primeros comienzos del reino vieron la unión de una variedad de culturas del sur de Arabia, indígenas y del valle del Nilo de Sudán. Como indica la evidencia y como admite Kaplan, "los primeros portadores del judaísmo llegaron a Etiopía entre el surgimiento del reino Aksumita al comienzo de la Era Común y la conversión al cristianismo del rey Ezana en el siglo IV" (19). Kaplan explica que "no cabe duda de que antes de la introducción del cristianismo en los siglos III y IV, el judaísmo había tenido un impacto considerable en la cultura Aksum" (17). El carácter del Antiguo Testamento, así como la afiliación genealógica con los israelitas, es común tanto a los cristianos como a los judíos de las poblaciones de Habesha. Como señala Kaplan, algunas tradiciones etíopes afirman que la mitad de la población de Aksum era judía antes de la llegada del cristianismo (17). El hecho de que el hebreo estuviera profundamente arraigado en Ge'ez sugiere que una cultura hebrea pudo haber florecido en Aksum y, con el transcurso del tiempo, ha penetrado en la sociedad aksumita en algún momento entre los siglos I y IV.

En el siglo IV, el rey Ezana creó la práctica de colocar inscripciones bilingües, tanto en ge'ez como en griego. Lo más probable es que la lengua griega se institucionalizara como una forma de fortalecer los lazos económicos con el mundo helenístico atrayendo comercio y comerciantes. Por otro lado, la institucionalización de Ge'ez y Greek (McCrindle 139-47, 142), refleja un intento de las autoridades de Aksum de unir a la población multilingüe bajo un paraguas nacional común.

La evidencia arqueológica de los artefactos Kushite encontrados en los sitios de Aksumite proporcionan una indicación irrefutable de la fuerte presencia de la cultura Kushite en el área (Fattovich "Arqueológico", "Datos", "Pre-Aksumita", "Algunos datos", "La contribución", "El Problema", "Rastros"). Una excavación arqueológica reciente en un sitio de Aksumite, Mahal Teglinos, cerca de la ciudad sudanesa de Kassala en la frontera entre Sudán y Eritrea, descubrió un asentamiento agrícola que data del segundo-tercer milenio antes de Cristo (Fattovich, Marks y Mohammed-Ali Fattovich "Observaciones "Phillipson 37-38). El asentamiento parece ser grande y su cerámica muestra una mezcla de culturas Kushite y pre-Aksumite del Mar Rojo.

Fue en estos primeros siglos cuando se intensificó la evidencia de los contactos de Aksum con Sudán. A mediados del siglo IV, Aksum invadió Kush pasando por la ciudad de Meroe. Dos inscripciones establecidas por el rey Aksumita Ezana indican una amplia variedad de naciones enemigas capturadas, la mayoría de las cuales probablemente eran nómadas de los desiertos occidentales en lo que hoy es Sudán. La comunicación y los viajes entre Aksum y Kush parecen haber ocurrido tanto a través del comercio como de la peregrinación (Phillipson 24). Para los aksumitas, Kush proporcionó las rutas de viaje por tierra más fáciles al mundo mediterráneo.

Varios escritores medievales asocian Beta Israel con la tierra de Kush. Algunos de ellos identifican al Beta Israel con la tribu israelita de Dan. Eldad Ha Dani, fue un escritor del siglo IX que se identifica como ciudadano de un estado judío independiente que existía en Kush. Según Eldad, su tribu tuvo que pasar por Egipto, después de partir de Israel (53-54):

Y sucedió que, porque ellos [los egipcios] no nos creyeron, todos los egipcios estuvieron en guardia hasta que pasamos por su tierra y llegamos a la tierra de Cush, que nos pareció una buena tierra fértil, con campos, viñedos, jardines y parques. Los habitantes de Cush no impidió que los hijos de Dan habitaran con ellos, porque tomamos la tierra por la fuerza. Y sucedió, porque queríamos matarlos a todos, que se convirtieron en tributarios, pagando impuestos a los israelitas. Y vivimos con ellos muchos años, hasta que fuimos fructíferos y nos multiplicamos en gran manera. Y teníamos una gran riqueza. (53-54)

El viajero judío del siglo XII, Benjamín de Tudela, no menciona a Kush ni a la Tribu de Dan, sino que se refiere a Lubia, que obviamente es un error ortográfico Nubia. Este último es otro nombre medieval para Kush, o el norte de Sudán. Escribe sobre ciudades montañosas que existían en algún lugar de la zona del Mar Rojo y el Océano Índico donde "hay israelitas y el yugo gentil no está sobre ellos". Luego continúa elaborando sobre estos israelitas indicando que tienen ciudades y torres en la cima de las montañas desde las cuales "descienden a la llanura llamada Lubia [o Nubia] que está gobernada por edomitas [o cristianos] ".

A finales del siglo XV, otro erudito comenta sobre el Beta Israel indicando que "Se creen descendientes de la Tribu de Dan, y dicen que la pimienta y otras especias que el Kushitas vender vienen de su tierra "(Comentarista de la Mishná, R. Abdías como se cita en Abrahams y Montefiore 195). Aunque en ese momento los Beta Israel indudablemente ya estaban establecidos en el área de Aksum, probablemente muchos siglos antes, sin embargo, su La asociación continua con Kush apunta a esta conclusión. Kush definió el carácter cultural del Beta Israel, más que el de Aksum.

La más significativa de estas referencias es el escrito del rabino David ben Solomon ibn Zimra del siglo XVI, también conocido como Radbaz, el Gran Rabino de Egipto, cuyo reconocimiento del Beta Israel resultó en atraer la atención de la comunidad judía internacional. Al escribir sobre el Israel Beta, Radbaz escribe: "estos [judíos] que vienen del Tierra de Cus son sin lugar a dudas de la tribu de Dan "(Rab David ben Solomon ibn Zimra como se cita en Bleich 302). ya establecida, la conexión kushita que hace demuestra el profundo vínculo histórico que existe entre esta comunidad judía africana y Sudán.

Dada la gran cantidad de fuentes históricas que confirman la presencia de una comunidad judía en Kush, que de hecho está más allá de la extensión de este artículo, y la fuerte conexión histórica establecida con Beta Israel en otras fuentes, el caso de la descendencia del Beta Israel de una comunidad judía proveniente de Kush, se vuelve particularmente fuerte. Las tradiciones históricas que asocian Beta Israel con Kush, más que eso con Aksum o cualquier otra región del mundo, desembolsan una base sólida para este argumento.

Abrahams, Israel y Claude Montefiore. The Jewish Quarterly Review, Volumen 1. D. Nutt, 1889. Imprimir.

Bleich, David. Problemas halájicos contemporáneos, Vol.1 HC. Editorial KTAV, Inc., 1977. Impresión.

Eldad Ha-Dani. "Eldad abandona su lugar natal más allá de los ríos de Cus". Eds. Literatura hebrea posbíblica: una antología. B. Halper. BiblioLife, 2009. 49-54. Impresión.

Erlikh, Hageo e Israel Gershoni. El Nilo: historias, culturas, mitos. Editores Lynne Rienner, 2000. Impresión.

Fattovich, Rodolfo, Anthony Marks y Abbas Mohammed-Ali. "La arqueología del Sahel Oriental, Sudán: resultados preliminares". Revisión arqueológica africana. 2. (1984) 173-188. Impresión.

Fattovich, Rodolfo. "Investigación arqueológica en la provincia de Gash Delat Kassala 1980-1981". Sociedad de Estudios Nubios. (mil novecientos ochenta y dos). Impresión.

---. "Datos para la historia de los antiguos pobladores de la zona fronteriza del norte de Etiopía y Sudán, Actas de la 7ª Conferencia Internacional de Estudios Etíopes". (1984). Impresión.

---. "Civilización de Etiopía anterior a Aksum: una revisión provisional, actas del seminario de estudios árabes". 7. (1977): 73-78. Impresión.

---. "Comentarios sobre la prehistoria posterior y la historia temprana del norte de Etiopía". Diario de Studdis etíope. 23. (1990): 1-33. Impresión.

---. "Algunos datos para el estudio de la historia cultural en la antigua Etiopía septentrional". 10. (1977): 6 a 18. Impresión.

---. "La contribución de las culturas de los valles del Nilo al surgimiento de la civilización etíope: elementos para una hipótesis". Boletín de Meroitic. 16. (1975): 2-8. Impresión.

---. "El problema de los contactos sudanés-etíopes en la antigüedad: estudios nubios" (1982). Impresión.

---. "Rastros de un posible componente africano en la cultura pre-Aksumita del norte de Etiopía, Abbay". 9. (1978): 25-30.

Kaplan, Steven. Beta Israel: Falasha en Etiopía: desde los primeros tiempos hasta el siglo XX. NYU Press, 1995. Impresión.

Lyons, Len e Ilan Ossendryver. Los judíos etíopes de Israel: historias personales de la vida en la tierra prometida. Editorial Luces judías, 2007. Impresión.

McCrindle, John. "Arabia y Abisinia en la antigüedad". Revista geográfica escocesa. 12. (1896): 139-47, 142. Imprimir.

Omer, Ibrahim. "El concepto de nación: antiguo vs. moderno (estudio de caso de Aksum)". tesis, 2009. 18. Imprimir.

Phillipson, David. Etiopía antigua: Aksum, sus antecedentes y sucesores. Prensa del Museo Británico, 1998. Impresión.

Porten, Bezalel. Archivos de Elefantina: La vida de una antigua colonia militar judía. Universidad de Cal. Prensa, 1968. Imprimir.

Salamon, Agar. El pueblo hiena: judíos etíopes en la Etiopía cristiana. Prensa de la Universidad de California, 1999. Imprimir.

Teferi, Amaleletch. "Acerca de la identidad judía del Beta Israel". Eds. Judíos de Etiopía: el nacimiento de una élite. Tudor Parfitt y Emanuela Trevisan Semi. Psychology Press, 2005. Imprimir.

de la edición de abril de 2013 de la revista judía

El material y las opiniones en todos los artículos de la revista judía son responsabilidad exclusiva del autor. La revista judía no acepta ninguna responsabilidad por el material utilizado.


15 comentarios

Prediqué un sermón hace unas semanas sobre & # 8220King Solomon & # 8217s True Love, The Queen Of Sheba & # 8221 http://davenettlesgospelmusic.com/sunday-service-welcome-06-07-2020.html & amp incluido mi investigación histórica , enlazado en mi página de Escrituras y enlaces citados. Hay evidencia histórica que se remonta a Moisés. Lo que incluí es solo una pequeña parte. Por cierto, el apellido de soltera de mi bisabuela judía era Samuel. Mi abuela dijo que la leyenda de la familia era que éramos descendientes del profeta Samuel.

El mayor defecto más evidente es que su investigación es que basa sus conclusiones en la persona equivocada.El ADN de Cohen no se basa en Moisés, sino a través de Aarón, su hermano, tanto Moisés como Aarón eran Cohen a través de su Padre, que era Coat, lo que significaba que él era descendiente de uno de los 3 hijos de Levi-Coat, Merari y Gershom ... solo los descendientes de Coat a través de Aarón podían ocupar el puesto de Sumo Sacerdote & # 8230. de modo que quien se casó con Moisés es irrelevante para determinar la ascendencia patrilineal del Sumo Sacerdocio Levítico. Sin mencionar que la mujer etíope no engendró a los hijos de Moisés, él procreó a sus hijos a través de Séfora, la hija de Jetro, Eliezer y Gersón Sin mencionar que Aarón no podía casarse fuera de su * Raza / Nación, su esposa tenía que ser descendiente de uno de las 12 tribus de Jacob, preferiblemente Leví. Tanto Moisés como Aarón eran Coat levitas, pero solo la descendencia de Aarón heredó el estado del sacerdocio. Otra representación errónea es que el haplogrupo de la esposa-Mtdna puede afectar y cambiar el ADN-Y de un hijo / descendencia masculina & # 8230. Porque la madre es cusítica no hace que sus hijos sean cusíticos, los hijos siempre mantendrán la * Raza / El haplogrupo de su padre y las hijas siempre mantendrán la * Raza / Haplogrupo de su madre, sin embargo el color de piel de la descendencia puede variar. El color de piel negro es dominante: dos padres blancos puros de ascendencia Jafet no pueden tener un hijo negro. Según el ADN, existe una división genética distinta entre los nacidos en África continental -Cushita = descendientes de Hamitas de Ham y entre los nacidos en África continental -Semitas = descendientes de semitas de Shem- (Negros) a pesar de que se ven similares en general, los Hamitas son más oscuros y menos a cero tez de piel roja, el rostro del afrikáans oscuro en contraposición al rostro de los negros de piel morena / tono rojo Nota * Esto no quiere decir que todos los afrikáans-descendientes de Ham sean oscuros, por ejemplo, los egipcios son de ascendencia camita, pero parecen Más como los descendientes de Sem, que son más de piel morena con tonos rojos, los egipcios tienen una clasificación racial separada y son conocidos como pueblos nilóticos. Los pueblos E1bib & # 8217 y Nilotic se ven similares pero son de diferentes líneas de sangre de haplogrupos hereditarios y ambos también tienden a exhibir rostros más europeos en lugar de los rostros de sus líneas de sangre hereditarias de haplogrupos, sin embargo, E1b1a & # 8217s son Semitas = Descendientes de Shem y E1b1b & # 8217 s no lo son, porque son Cusitas / Hamitas = Descendientes de Cam. Es de los Descendientes de Sem que los Levitas recibieron su color de piel -contenido de melanina hereditaria y no es de origen camítico / cusítico sino negroide- de los negros, el haplogrupo de Ham / Cush es el haplogrupo & # 8220B & # 8221 y el haplogrupo de Shem / Negros es Haplogroup & # 8220E & # 8221 La gente de Etiopía son Negros y no Hamitic / Cushitic. E1b1b es el linaje de Esaú = Edomitas, por lo tanto, no pueden ser genéticamente Cohen o Yehudi / Judío (ish-men) Ya que es del linaje de Jacob = E1b1a y especialmente las Casas de Judá y Efraín que preservan todas las cosas Yehudi / Judío (ish -hombres), incluida la herencia, la cultura, la identidad, etc. Los E1b1b & # 8217 tienen la distribución y el rango de contenido de melanina más diversos de todos los haplotipos semíticos, desde un aspecto completamente hamítico hasta un aspecto completamente japético / europeo y en más poblaciones y frecuencias que su hermano haplotipo genético E1b1a. Tanto E1b1a como amp E1b1b tienen todos los colores de piel representados en sus líneas de sangre individuales, pero E1b1b tiene, con mucho, la mayor variación posible en el contenido de melanina hereditaria, teniendo el más oscuro de los rasgos faciales europeos de exhibición oscura y el más claro de los rasgos faciales negroides de piel clara y características-rostros. Es por eso que hay tanta controversia sobre los faraones egipcios porque genéticamente el faraón Ramsés III ha sido identificado como E1b1a a través de E-v38, lo que lo convierte en semítico y no en un descendiente de Ham a través de su ADN. Los egipcios claramente tenían rasgos europeos, pero definitivamente son cusitas decentes, pero varían tanto de su ascendencia en el aspecto que obtuvieron una clasificación separada para los hamitas de aspecto europeo en todos los sentidos excepto en el tono de piel = nilótico solo para descubrir que en el caso del faraón Ramsés III, su ADN indica que, en cambio, no era un Hamita Nilótico, sino un Semitas E1b1a de piel marrón claro / tono rojo con las características europeas generalmente asociadas con la complexión más oscura de los Hamitas E1b1b oscuros. La controversia sobre el color de piel blanca de la realeza egipcia se complica por los invasores de Asia occidental que gobernaron Egipto durante 150 años hasta que fueron expulsados, y los Ptolomeos de origen griego, que fueron la última dinastía faraónica que gobernó Egipto. Los linajes Hyksos-Pure Eurasia y los Griegos-Pure Japhetic líneas de sangre introdujeron gobernantes usurpadores de Egipto y ambos no los linajes fundadores originales de los linajes reales egipcios del antiguo reino / nuevo reino al sur y al norte de Egipto. De hecho, había faraones blancos, pero estos faraones no eran egipcios indígenas ni contribuyeron con sus características europeas a las poblaciones egipcias locales / nativas camíticas y semíticas.Estos rasgos genéticos ya existían entre los camitas y semitas, pero lo más probable / sucedió es la feria. / El color de la piel blanca se incluyó en la mezcla egipcia maternalmente a través de los períodos de gobierno griego e hicsos, ambos produciendo una realeza de faraones blancos y una nobleza que desplazó a los faraones camíticos y semíticos conocidos y a la nobleza camítica original. Por lo tanto, los faraones blancos de Egipto no fueron y nunca podrían ser genéticamente egipcios… fueron conquistadores europeos y asiáticos occidentales. Mi haplogrupo es & # 8220E & # 8221 E1b1a8a Soy del típico fenotipo afroamericano Cabello rizado, - actualmente estoy tratando de hacerme rastas, tengo ojos marrones, 6 & # 8242.0 pies de altura pero paternalmente el 97% de todos mis parientes de ADN están en una ubicación específica: el 97% de mis familiares tienen ascendencia británica e irlandesa y yo tengo un haplotipo L3 materno / ADNmt. El error E1b1b1c1 es de origen fenicio. Los sacerdotes de los fenicios eran conocidos como ofitas, heveos y más tarde como levitas. Los levitas son los sacerdotes de los judíos-semitas y son linajes separados de los fenicios camitas, descendientes del maldito nieto de Canaán de Noé e hijo menor de Cam. El E1b1b1c es en realidad E1b1a2 a diferencia de E1b1a y ambos subclades están bajo E3a en lugar de E-123 bajo E3b, cortando así su teoría del origen fenicio y también fortaleciendo el origen semítico de Ramsés III a través de EM2 / E3a-E-V38 en cualquier caso, lo hicieron los levitas. no descienden de la línea de sangre camítica & # 8230 Los etíopes no son camitas son E3b / E1b1b Semitas a través de su ADN no de Israel sino del mismo ADN que Esaú- (Esaú se casó con tres mujeres cananeas) él mismo blanco / europeo y de apariencia peluda

Gran comentario e investigación, gracias. Pero esa es MUCHA investigación de ADN que es específica de la tribu y lo que creo que es un juego de nombres basado en quién escribió y cuándo. Para poder responder de manera inteligente, por favor, dame 1 año o 2 hasta que vuelva a esta investigación para darte una respuesta adecuada. Hasta entonces, paz!


FALASHAS:

Judíos de Abisinia. Existe una colonia de judíos en Abisinia conocida bajo la denominación de "Falashas" o "Emigrantes". También se les llama "Kaila" en las regiones de Walkait y Tchelga se les conoce como "Foggara", y los Ilmormas o Gallas les dan el nombre de "Fenjas". En sus familias hacen uso de la expresión "casa de Israel", o simplemente "Israel", la palabra "Aihud" (= "judío") es casi desconocida. Se desconoce el origen de las Falashas. Según una tradición conservada por ellos y registrada por Bruce, que atravesó Abisinia en el siglo XVIII, dejaron Jerusalén en el séquito de Menilek, el hijo de Salomón y la reina de Saba. Después de una larga residencia en la costa, en la época en que el comercio del Mar Rojo pasó a manos extranjeras, parece que se retiraron al interior del país, donde se dedicaron a la fabricación de cerámica. Otros creen que los Falashas son descendientes de prisioneros de Salmanasar, o de judíos expulsados ​​de Judea cuando Jerusalén fue destruida en la época de Tito y Vespasiano. Pero Joseph Halévy, que los visitó en 1868, cree que el elemento judío de los Falashas procede especialmente de los himyaritas capturados en Etiopía por el rey Kaleb, conquistador de Dhu-Nuwas. Refugiándose en las montañas más allá del Takazze, convirtieron una parte de los Agaus y, a través de la mezcla con ellos, produjeron el tipo Falasha. Esta opinión parece ser la más probable.

Los Falashas son en general más oscuros y corpulentos que los Amharas, entre los que viven. Su cabello es más corto y, a menudo, rizado, sus ojos son más pequeños y sus caras no son tan largas. Sus casas están construidas de la misma manera que las de otros abisinios, usan los mismos implementos y hablan el mismo idioma. Su comida habitual es el teff o "dagussa" y no comen carne cruda. Su bebida es hidromel o cerveza elaborada con granos de dagussa. Su vestimenta es la misma que la de los cristianos, sus sacerdotes usan turbantes como sacerdotes cristianos. La toga romana es su vestido de gala; durante el trabajo usan pantalón corto o un paño de cintura que desciende hasta las rodillas. Para el uso al aire libre las mujeres se ponen una larga túnica con ribetes de diferentes colores, también usan brazaletes y aretes, pero no se perforan la nariz como hacen las tribus del distrito de Tigre. Los legos no tienen tocado, pero generalmente se afeitan la cabeza y caminan descalzos. La mujer es igual al hombre, y no está velada ni confinada en una morada separada. Las parejas casadas se aplican a sus ocupaciones al unísono.

Los falasha practican todos los oficios, aunque la agricultura es su principal ocupación. Hacen los artículos necesarios para el hogar o el campo, se convierten en albañiles, arquitectos, herreros y tejedores, pero rechazan el comercio. Se casan a una edad madura y son monógamos. Los divorcios, que son muy poco frecuentes, se realizan en asamblea pública y no por escrito. Los niños son enseñados por las "debteras" o escribas. La educación es muy rudimentaria, y consiste en enseñarles a leer la Biblia (especialmente el Salterio) e historia sagrada, ya recitar oraciones. Rara vez se enseña a escribir. Como se ha dicho, los Falashas generalmente hablan amárico, el idioma oficial de Abisinia, pero en sus hogares emplean un dialecto Agau, que se conoce con el nombre de "Falashina" o "Kailina". En la región de Kuara, al noroeste del lago Tana, tiene una pronunciación peculiar. Es este dialecto al que traducen la Biblia y en el que recitan sus oraciones.

Los líderes de las Falashas se dividen en tres clases, "nezirim", "kohanim" y "debteras". Se dice que los nezirim fueron fundados por Abba Ze'ira en el siglo IV. Viven juntos en grandes cantidades y solo comen alimentos preparados por uno de ellos. Son visitados por otros Falashas, ​​y cuando el primogénito no es redimido, se le entrega a los nezirim. Los kohanim viven con los otros Falashas, ​​a menudo tomando el lugar de los nezirim, por quienes son ordenados. Se ven obligados a casarse, pero cuando la esposa muere no se vuelven a casar. Son los matadores rituales, y reciben parte del animal ofrecido. Las debteras ayudan a los kohanim en su trabajo.

La religión de los Falashas es mosaísmo puro, basado en la versión etíope del Pentateuco, pero modificada por el hecho de que desconocen el idioma hebreo. De hecho, parece que nunca han conocido el texto hebreo de la Biblia. No tienen ningún libro hebreo, a pesar de los informes exagerados de algunos eruditos (Ludolf, "Hist. Æthiopica", i. 14 "Orient, Lit." 1848, p. 262). Leen la Biblia en Geez y no saben nada de Mishnah o Talmud, aunque hay algunos puntos de contacto entre Falasha y las observancias rabínicas, caraítas y samaritanas. Por lo general, siguen el Pentateuco, pero no observan las costumbres relacionadas con el ẓiẓit, los tefilín y la mezuzot, ni celebran Purim ni Ḥanukkah. Guardan el sábado muy rigurosamente, llamándolo "Sanbaṭ Ḳadma'i", siguiendo la tradición de que el sábado fue creado antes que el cielo y la tierra. De hecho, creen que Sanbaṭ es un ángel colocado sobre el sol y la lluvia, que los precederá en el camino a Jerusalén en los días del Mesías. Los kohanim pasan la noche del viernes en la "mezquita" (sinagoga) y comienzan sus oraciones con el canto del gallo. Después de las oraciones, la gente lleva su comida a la mezquita y todos comen allí juntos. El sábado no encienden fuego ni cruzan un río. Santifican la luna nueva, ayunando la víspera. Conservan en "Nisan", "Ab", "Lul" y "Teshran", algunos recuerdos de los nombres hebreos de los meses, aunque en la vida ordinaria usan el ciclo solar.

Cada cuatro años, las Falashas agregan un mes para igualar el año lunar con el solar. Ayunan el décimo día de cada mes en memoria del Día de la Expiación, el duodécimo día en honor del ángel Miguel y el decimoquinto en memoria de la Pascua y Pentecostés. La celebración anual de la Pascua se observa de la siguiente manera: los días once, doce y trece, y hasta la tarde del día catorce, comen sólo una especie peculiar de pan llamado "shimbera". Sacrifican el cordero pascual al atardecer del decimocuarto día. Su maẓẓah está hecha de shimbera y trigo. Pentecostés se celebra el día 12 de Siwan, ya que comienzan a contar desde el último día de la fiesta de la Pascua. Para ellos es también el día de la promulgación de la ley. El día de Año Nuevo se llama "Fiesta de Shoferot", el Día de la Expiación, el "Día del Perdón", en el que Dios se apareció a Jacob. Durante la Fiesta de los Tabernáculos no construyen casetas, pero, según Flad, comen maẓẓot durante siete días. El último día del noveno mes es el Festival de la Recolección, cuando suben a las montañas, llevan regalos a los nezirim, oran y ofrecen sacrificios. El décimo día es la Fiesta de la Vendimia, cuando dan diezmos a los kohanim. Tienen muchos días de ayuno.p.ej., el segundo y quinto día de la semana, y, en conmemoración de la destrucción del Primer Templo, del 1 al 9 de Tamuz. No conmemoran la destrucción del Segundo Templo.

La sinagoga o mezquita de las Falashas consta de un Lugar Santísimo y un santuario. A la derecha de la puerta del Lugar Santísimo hay una mesa en la que se coloca el Libro de la Ley; a la izquierda están las vestiduras de los sacerdotes. Allí se colocan dos vasijas, una que contiene las cenizas de la novilla roja, la otra "el agua del pecado". A la derecha de la puerta oriental hay un altar de piedra de 5 x 5 cimas y una de altura. El tribunal de mujeres está al sur de la mezquita, mientras que la congregación se reúne en el extremo norte. Las ofrendas se hacen con más frecuencia de lo que ordena el Pentateuco. Los ceremoniales se acompañan con el ruido de sistra, junto con la quema de incienso después de cada pasaje, recitado en Geez, la traducción se lee en Kailina y los himnos también se cantan en ese dialecto. La circuncisión se realiza al octavo día, tanto en niñas como en niños el operador es una mujer. Si el octavo día cae en sábado, la ceremonia se realiza el noveno. Cuando el primogénito no se redime con dinero, se le enseña como nazir. Un primogénito debe casarse con una mujer que también sea primogénita. El primogénito de los animales se entrega al sacerdote cuando tiene un año.

Mujer Falasha, mostrando el rostro y el perfil completos. (Después de Lefebure, "Voyage en Abyssinie").

Los Falashas son monógamos y no saben nada del levirato. Antes de la muerte, se confiesan a un nazir. Los dolientes se ponen polvo en la cabeza y se cortan, mientras los nazires recitan salmos y oraciones. Entierran a sus muertos de inmediato, no en ataúdes, sino en tumbas revestidas de piedras. Las lamentaciones continúan durante siete días, en el tercer y séptimo día se trae una ofrenda, y se cree que hasta que esto se haya hecho, el alma permanece en el "valle de la muerte". Durante los siete días, los amigos les traen la comida a los dolientes. Entre los falashas, ​​como entre los cristianos, se encuentran ermitaños que gozan de una gran reputación de conocimiento y santidad. Son los padres de familias que han hecho votos de castidad después de la muerte de sus esposas.

Los Falashas observan muy cuidadosamente las distinciones entre "limpio" e "inmundo". Junto a cada vivienda hay una tienda a la que se retira la persona impura. Al final del día debe bañarse. En caso de muerte, los dolientes se retiran durante siete días. Los Falashas también son muy cuidadosos al sacrificar animales en estricta conformidad con el ritual. Antes de cocinarse, la carne se corta en trozos pequeños y se eliminan los restos de sangre que hayan quedado. Sin embargo, no saben nada de la distinción entre lo que es "carnoso" y lo que es "lechoso". Se lavan las manos y recitan ciertas oraciones antes de comer.

Las oraciones de las Falashas han sido publicadas, con una traducción al hebreo, por J. Halévy (París, 1877) de un manuscrito que trajo consigo de Abisinia. Lo siguiente puede servir como muestra:

“Alabado seas, Dios de Israel, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, Dios de toda la tierra. Dios, danos tu bendición. Bendícenos con la bendición con que bendijiste a Abraham. Bendícenos como bendijiste el alfolí de Abitara [una mujer caritativa]. Mantén nuestra salida y nuestra entrada, tú que eres el guardián de Israel. Mantennos en paz. Alabad al Señor, cielos. Que toda la tierra lo alabe. ¡Amén! & Quot

Las falashas existen en Tigre, en Shire, entre los Azobo-Gallas y hasta Shoa. En Amhara se han establecido en el Walkait y a lo largo del Takazze, desde el Semien hasta el Lasta. Menos numerosos al este del lago Tana, no se encuentran en absoluto en Miethya y Gojam, pero forman una parte considerable de los habitantes de Dembea y de Tchelga, y están muy dispersos al oeste del lago Tana, en Kuara y en otros lugares. .

En el siglo X, una reina judía llamada "Judith" (o "Ester" o "Terdaë-Gobaz"), a la cabeza de las Falashas de la provincia de Semien, parece haber destronado a un rey de Abisinia en Axum, y haber estableció una dinastía que ocupó el trono durante unos tres siglos. Joseph Halévy ha dudado de esta historia, y no sin motivo, como han demostrado investigaciones posteriores. Bajo el gobierno de Amda-Seyon I. (1314-44), los judíos habitaban en Semien, Wogara, Ṣalamt y Ṣagade. Uno de los generales de este rey reprimió una rebelión en Begameder, habitada por cristianos convertidos al judaísmo. Una revuelta de Falasha tuvo lugar bajo Isḥaḳ (1412-29). El reinado de Zara 'Ya'eḳob (1434-68) también se vio afectado por una rebelión de Amba-Nahad, el gobernador de Salamant de Sagay, gobernador de Semien y de Kantiba, todos los cuales habían abjurado del cristianismo y se habían convertido en judíos. Estos últimos fueron luego perseguidos rigurosamente, como también bajo un tal Marḳos, general de Baeda-Maryam (1468-78), hijo de Zara 'Ya'eḳob.

Pueblo de Falasha en Balankab. (Después de Stern, "Travels Among the Falashas".)

Las guerras que tuvieron lugar entre los abisinios y los musulmanes durante los reinados de Lebna-Dengel (1508-40) y Galawdewos (1540-59) probablemente produjeron una alianza de defensa común entre cristianos y judíos de Abisinia, pero estos últimos fueron nuevamente atacados. por Minas (1559-63), quien durante el primer año de su reinado se dirigió a Semien e hizo la guerra a Rade'et el Falasha. Esta guerra fue continuada por su sucesor, Sartsa-Dengel (1563-1597). Hacia 1578, este último se enfrentó a los Abatis, una tribu Falasha, en Waina-Daga, y los exterminó. Dos años más tarde hizo una expedición a Semien, se apoderó de Rade'et y se lo llevó a Waj. En 1582 conquistó Kalef, otro jefe judío de Semien, y en 1587 hizo una nueva incursión en el país, atacó a Gushn, hermano de Gedewon, y lo mató. Por fin, en 1588, llevó sus brazos a Kuara. Bajo el reinado de Susenyos (1607-32) Gedewon se rebeló y fue sometido, fue asesinado por este gobernante en 1626, y los Falashas de Dembea, aterrorizados por la crueldad del emperador, abrazaron el cristianismo. En 1627 se produjo una batalla entre Susenyos y las Falashas. Hacia fines del siglo XVIII, parece que todavía tenían una existencia política separada en Semien, pero en ese momento finalmente se redujeron al vasallaje. En Gondar son los albañiles y herreros ("Israelitische Annalen", 1839, p. 71) en otros lugares, también carpinteros, comerciantes y agricultores. En 1894, Falasha comenzó a llegar a Massuah en la costa, deseoso de promover el comercio con Italia ("Allg. Zeit. Des Jud." 5 de octubre de 1894, p. 4). El rey Teodoro, al que se acercaron misioneros protestantes que deseaban convertir a los abisinios, les autorizó a intentar la conversión únicamente de los falashas.

En los escritos hebreos hay pocas y, en general, referencias confusas a las Falashas. El relato más antiguo está en el diario de Eldad el danita (siglo IX). Su relato, especialmente de las halakot de los judíos abisinios, ha sido cuidadosamente estudiado por A. Epstein ("Eldad ha-Dani", Presburg, 1891). La mayoría de las referencias datan del siglo XV al XVII y están relacionadas con los informes del "Prester John" y de la existencia de las Diez Tribus. Existe una evidente confusión entre los judíos de Abisinia y los de la India (ambos países llamados "Cus" o "Etiopía"). David ibn Abi Zimra (1479-1589) menciona en su Responsa (iv. 219) una pregunta con respecto a las Falashas. Hay una posible referencia en Abdías de Bertinoro (1488). El cabalista Abraham Levi (1528), escribiendo desde Jerusalén, habla de Falasha como si estuviera a tres días de viaje de Suakin; habla de un rey judío y de un rey cristiano, Teodoro, que mató a 10.000 judíos en Salima en 1504. El contemporáneo de Levi, Israel , menciona en una carta judíos que vinieron de Cus, y un rey judío que tenía súbditos musulmanes y cristianos. Elías de Pesaro (1532) habla de los judíos en Ḥabesh, mientras que Isaac ibn 'Aḳrish (1550), en el prefacio de su "Ḳol Mebasser", informa que escuchó de un enviado abisinio en Constantinopla que el gobernador mahometano habría sido aniquilado si no hubiera sido por la ayuda del príncipe judío y sus 12.000 jinetes. Los Falashas son mencionados además por Moisés de Rossi (1534 "JQR" ix. 493) Abraham Yagel (siglo XVI), quien habla de ellos como habitantes de las Montañas de la Luna y Moisés Edrei (1630), quien conocía a un rey judío. , Eleazar, en Abisinia. La mayoría de estas referencias se encuentran en el artículo de Neubauer en "Sammelband" iv. del Meḳiẓe Nirdamin, y en "J. Q. R." vol. I. ("¿Dónde están las diez tribus?"). Compárese también con Lewin, "Wo Wären die Zehn Stämme Israels zu Suchen?" Frankfort-on-the-Main, 1901.


Comida etíope ♦ Mesob Across America

¿QUIÉN SON LOS JUDÍOS DE ETIOPÍA? ¿Son los descendientes milenarios de una de las Tribus Perdidas de Israel? ¿O son simplemente los antepasados ​​de los judíos yemeníes que emigraron a los etíopes en los últimos siglos?

Israel ha determinado que son, de hecho, hebreos antiguos, aunque la genética moderna ha determinado esto último. Pero independientemente de sus orígenes, la comida de los judíos etíopes es muy parecida a la comida de la mayoría de los demás etíopes, con, por supuesto, algunas excepciones culturales y tradiciones únicas.

Una aldea Beta Israel en Ethiopa, c. 1860

Muy pocas personas en Etiopía practican ahora el judaísmo porque la mayoría de los judíos de Etiopía, que se llaman a sí mismos Beta Israel ("la casa de Israel"), se mudaron a Israel durante la Operación Moisés y la Operación Salomón, dos atrevidos puentes aéreos en los años 80 y 90. , y en varias ocasiones desde entonces. Israel tiene ahora alrededor de 120,000 judíos etíopes, un tercio de ellos nacidos allí después de que sus padres inmigraron, y también hay alrededor de 1,000 Beta Israel viviendo en los Estados Unidos.

La cuestión de si todavía viven judíos en Etiopía es más complicada. Israel ha completado recientemente la Operación Dove & # 8217s Wing, un programa & # 8211 lanzado en 2010 & # 8211 para traer lo que el país considera los últimos judíos etíopes a Israel. Pero el programa se redujo a la definición de & # 8220Jew & # 8221 bajo su Ley de Retorno. Estos últimos emigrantes, llamados Falash Mura, dicen que sus familias fueron históricamente judías pero se convirtieron al cristianismo hace generaciones bajo presión o temiendo por sus vidas. Algunos también afirman ser judíos a través de la ascendencia de sus padres, y la ley judía solo reconoce la ascendencia matrilineal (porque, en los tiempos bíblicos, nunca se podía estar seguro de quién era el padre de un niño). Falash Mura deberá someterse a una conversión en Israel.

Mientras tanto, en Etiopía, unas 7.000 personas todavía afirman ser judíos. Pero la ley israelí no los define como tales, por lo que la Operación Dove & # 8217s Wing no ganó & # 8217t traerlos a Israel. Viven principalmente en el área alrededor de Gondar, el centro histórico de la cultura Beta Israel.

Una tienda de especias etíope en Israel

Cuando los Beta Israel vivían en Gondar y sus alrededores, se ganaban la vida como alfareros calificados y valiosos y los mejores artesanos del país, dicen algunas personas. Esta habilidad se fue con ellos, aunque hay muchas otras culturas en Etiopía que hacen alfarería. Tengo un amigo etíope que me dice que cuando crecía en Gondar, recordaba lo buena que era su madre & # 8217s shiro probado. Pero años después, de alguna manera no sabía tan bien. Su madre le dijo que ya no lo estaba convirtiendo en un shakla dist & # 8211 una olla de barro tradicional & # 8211 porque no pudo conseguir nada después de la emigración de Beta Israel.

La nueva generación de judíos etíopes nacidos en Israel se ha vuelto un poco más occidentalizada (o del Medio Oriente) en su práctica culinaria, absorbiendo las cocinas de culturas no etíopes. Pero aún mantienen muchos de los platos y prácticas de su tierra natal. Algunas personas usan el término Falasha para referirse al Beta Israel. Se deriva de una palabra en Ge & # 8217ez, el idioma antiguo de Etiopía, que significa & # 8220extranjero & # 8221 o & # 8220inmigrante & # 8221, y muchos ahora lo consideran despectivo.

En Etiopía, los Beta Israel comían como otros etíopes, con algunas excepciones relacionadas con las leyes dietéticas judías: por ejemplo, no comían carne cruda, un plato querido en todo el país. La mayoría vivía en pueblos que rodeaban la antigua capital etíope de Gondar, y muchos eran pobres, al igual que sus compatriotas cristianos. Además de injera, Los judíos etíopes a veces comían un pan con levadura con semillas de sésamo, y también usaban semillas de sésamo de otras formas. Pero esta era una costumbre regional de Gondar, no exclusivamente judía. Debido al miedo y a los tabúes culturales, los cristianos y los judíos rara vez romperían injera juntos, a pesar de que su comida era en gran parte la misma.

Los judíos etíopes celebran el sábado con una gran barra de pan especial llamada berekete, que la mujer de la casa hornea toda la noche bajo una llama abierta en un hogar. También deja que el suero de leche se cocine durante mucho tiempo hasta que se convierta en queso. Después de la sinagoga el sábado por la mañana, la familia come el pan, a veces agregando picante Berbere al queso y remojando el pan en él. También hay tebugna, una pequeña barra de pan que a menudo se sirve a los invitados con café, y engotcha (o angotcha), del tamaño de una galleta, que se les da a los niños. El restaurante etíope Habash en Tel Aviv sirve comidas kosher y ofrece & # 8220angotcha con miel & # 8221 como & # 8220 último curso & # 8221 en la parte inferior de su menú. (Vea un video de Habash en Tel Aviv y vaya al final de esta publicación para ver una engotcha receta.)

La erudita Monika Edelstein señala que el & # 8220Shabat La observancia [del sábado] es actualmente una mezcla de la costumbre etíope e israelí. & # 8221 Pero debido a las estrictas reglas del sábado en la ley judía contra el encendido de fuegos, los judíos etíopes observantes en Israel no pueden & # 8217 hacer un café tradicional (buna) ceremonia en sábado. Una vez escuchó una historia sobre & # 8220 una mujer que sufría de fuertes dolores de cabeza por cafeína que se abstuvo de hacer café en Shabat por temor a ser vistos como no judíos y posteriormente deportados. La ley judía permite la preparación de café instantáneo en Shabat siempre que el agua se haya calentado antes de Shabat. El hecho de que el café, pero no buna - un signo por excelencia de etiopía - se puede hacer en Shabat expone una distinción entre las prácticas etíopes e israelíes. & # 8221

Zenash Beyene, la propietaria del restaurante Ras Dashen en Chicago, creció Beta Israel en Etiopía, y todavía aprecia sus recuerdos de berekete. Mientras hablábamos de esos días en su restaurante, una amiga cristiana de Tigray se unió a nuestra conversación y escribió la palabra en amárico.

Sumergiendo engotcha en miel
en una celebración de Gdeft en Israel

Zenash dice que los pueblos Beta Israel y Tigrayan están muy unidos. "Si analizas su sangre y la mía", dice, señalando a su amiga, "lo mismo".
Cuando termina la festividad de la Pascua, los Beta Israel disfrutan de una celebración llamada Gdeft, que finaliza ocho días de comer matzá con una fiesta que incluye engotcha bañadas en miel, cuya pegajosidad representa la cercanía de la familia, y cuya dulzura es un placer navideño. (Una variedad salada de engotcha se llama dabeh.) La comida incluye generosas porciones de wots, alichas y t'ej, junto con cantos, bailes y oraciones.

Al igual que sus vecinos cristianos y musulmanes, los judíos de Etiopía no comen carne de cerdo, según lo proscrito por las leyes dietéticas bíblicas. Pero la comida kosher va más allá de eso, y los Beta Israel tienden a seguir todas las reglas. Los cristianos etíopes usan kibe en sus platos de carne de res, aunque las mismas reglas que prohíben el consumo de carne de cerdo también prohíben la mezcla de carne y lácteos. Muchos Beta Israel no mezclan los dos elementos debido a leyes dietéticas kosher, y algunos cocineros ni siquiera usan kibe en platos de pollo, aunque eso es más una cuestión de elección que de costumbre.

Orit Getanek, nacida en Etiopía, criada desde los 9 años en Israel y educada en psicología clínica en Chicago, observa estrictamente las leyes dietéticas judías, aunque su prima cree que es kosher (por así decirlo) usar kibe en platos de pollo.

Judíos etíopes que visitaron Israel en 1955,
mucho antes del puente aéreo

"Con pollo", me dijo Orit cuando la conocí en Chicago hace unos años, "es más la ley rabínica, no la ley de la Torá". Seguía las reglas incluso en Chicago, lo que significaba que rara vez comía en restaurantes, y consiguió su injera de Zenash. Injera entre Beta Israel en Etiopía era más o menos igual que en los hogares cristianos, y Orit también recuerda haber comido pan con levadura cubierto con semillas de sésamo cuando vivía en Etiopía.

Para celebrar la Pascua en Etiopía, Beta Israel a veces hacía una variación de matzá con garbanzos y marcaba el final de la festividad de ocho días sin pan comiendo Kategna, que está ligeramente tostado injera manchado con Berbereespeciado kibe. Para romper el ayuno de 24 horas al final de Yom Kippur, los celebrantes pueden comer yedoro dabo, un pan con levadura pastosadabo) que sumergen en un pollo picante (doro) salsa.

La comida del sábado, para las personas que podían pagarla, a menudo sería doro wot , un plato que disfrutan todos los etíopes: es un muslo de pollo (o muslo) en un rico picante Berbere salsa servida con un huevo duro. De hecho, la tradición de tener doro wot el sábado continúa en Israel, mientras que los israelíes no etíopes a menudo tienen un guiso llamado cholent elaborado con carne de res, patatas, frijoles y algún tipo de grano (cebada o arroz, según la receta y la tradición). Como bebida sacramental, las familias de Beta Israel en Etiopía que no tomaron vino o t & # 8217ej beberá talla, la granulada cerveza casera etíope.

La Biblia también prohíbe matar y comer un animal herido, y los judíos etíopes observantes obedecen. En Etiopía, si su vaca tenía una herida, se la daban a un vecino cristiano, quien con mucho gusto la convertía en siga wot.

En Israel, las costumbres alimentarias han cambiado algo para los judíos etíopes. Las madres todavía hacen injera para comer con cocina tradicional etíope, así como platos menos tradicionales de estilo etíope, como un wot hecho de cabra en lugar de cordero. Pero la influencia judía de Oriente Medio y Europa es fuerte en la cocina, especialmente a medida que llegan nuevas generaciones.

El cuscús, el falafel y el escalope son comunes en los hogares de los judíos etíopes de Israel, muchos de los cuales siguen siendo estrictamente kosher. También lo es el shawarma, que para un etíope es un poco como tibs. Y debido a que muchos de los hijos de judíos etíopes comen en la escuela todos los días o incluso van a un internado, la generación emergente se ha vuelto mucho más diversa en el mesob, a menudo comiendo comida israelí durante la semana y comida etíope con la familia en casa los fines de semana.

TAMBIÉN LO HAN ALREDEDOR DEL MUNDO, los inmigrantes etíopes en Israel se han convertido en restauradores, estableciendo lugares que van desde lo moderno hasta lo ultra-mamá & # 8216n & # 8217 pop.

Por ejemplo, hay & # 8217s Habash, uno de los lugares más exclusivos de Tel Aviv, con su elegante interior y generosas comidas. (Haga una visita en video a Habash). Otros, como Almaz en Tel Aviv, tienen una decoración más hogareña que recuerda más a Etiopía. Y el restaurante Ethio-Irsael de Jerusalem ofrece comidas estrictamente kosher. Encontrará casi una docena de restaurantes etíopes en Tel Aviv y Jerusalén, algunos de ellos tan pequeños que en su mayoría solo los etio-israelíes los frecuentan. Y en el restaurante Tenat Ethiopian en Tel Aviv, a veces actúan bailarines del Ethiopian Center.

Cuando Yossi Vassa, un actor, comediante y dramaturgo etio-israelí, realizó una gira por los Estados Unidos en 2012, estaba encantado de visitar San Francisco y ver tantos restaurantes etíopes.

Comida etíope en Israel
(foto de Justin Jacobs)

"Es asombroso", dijo a The Jewish Independent. "Los estadounidenses aprecian mucho injera. " Los israelíes no aceptan la comida etíope como lo hacen los estadounidenses, agregó, porque “la sociedad israelí no ve la diferencia como algo positivo. & # 8221

Incluso hay algunos libros de cocina etíopes publicados en Israel. El más grande que he encontrado, המטבח האתיופי (Ha-Mitbah Ha-Etyopi, o & # 8220Ethiopian Cuisine & # 8221), es un atractivo libro de bolsillo brillante de 215 páginas con muchas fotografías en color. La parte superior de cada receta presenta el nombre del plato en hebreo, y debajo, el nombre amárico del plato en hebreo y en inglés transcrito, con los ingredientes y recetas en hebreo.

Hay & # 8217s también el de 27 páginas No solo en Injera: Nutrición del pueblo etíope de Israel, que nombra cada plato en inglés y hebreo y presenta las recetas en hebreo. Puede descargar este libro de forma gratuita en formato PDF desde un sitio del gobierno israelí.

Nunca he visitado Israel, pero últimamente he podido vivir indirectamente a través de Justin Jacobs, mi amigo que vive y trabaja allí ahora. Justin, un periodista que se especializa en escribir sobre música, disfrutaba de la comida etíope en los EE. UU., Así que no tuve que presionarlo mucho para que visitara restaurantes etíopes en Israel y me enviara algunas observaciones y pensamientos.

Su primera experiencia fue en un restaurante de Tel Aviv llamado Tewodros, donde había doro wot y dos platos de carne, uno picante y otro no. La comida era capaz, si no impresionante, y la historia del propietario se hace eco de la de Chicago y Zenash Beyene. Justin escribe:

El restaurante, llamado Tewodros en inglés y hebreo, está junto a la playa en el sur de Tel Aviv. La única clientela dentro era etíope. El propietario me dijo que él operó el restaurante durante unos 10 años, y que vino a Israel en 1984. Yo hubiera esperado que dijera que vino en la Operación Moisés, que sucedió ese año. Pero dijo que caminó hasta Sudán y luego fue introducido de contrabando en Israel. Así es como la mayoría de los refugiados lo hacen ahora y son contrabandeados a través de Egipto y luego a la frontera sur de Israel. El resto de su familia llegó en 1991, lo que significa que definitivamente entraron en la Operación Solomon.

Esta fue una buena experiencia. No eran todos así. No es que Justin no haya regresado vivo a casa de su próxima comida en un restaurante etíope en Israel. Pero podría haber tenido suerte.

Kita fitfit en Israel
(foto de Justin Jacobs)

Hay un barrio en Tel Aviv llamado Ne & # 8217ve Sha & # 8217anaan, coloquialmente llamado Little Africa porque se convierte en el hogar de muchos refugiados eritreos y sudaneses que viven en Israel. & # 8220En serio, no se parece a ningún otro lugar del país, & # 8221 escribe Justin. & # 8220La inmensa mayoría de ellos no hablan ni inglés ni hebreo. El parque del barrio está lleno de unos cientos de vagabundos que duermen todas las noches. Los israelíes que aún viven allí tienen miedo: un grupo de eritreos irrumpió en el apartamento de esta anciana y la violaron hace unos meses. El lugar es una pesadilla. & # 8221

Aún así, eso no impidió que Justin se quedara en busca de comida. Aquí está lo que me escribió sobre su visita.

Un amigo y yo entramos en el corazón de Ne & # 8217ve Sha & # 8217anaan para encontrar algo de comida y caminamos con aspecto estúpido durante un tiempo tratando de encontrar un restaurante. La franja principal de tiendas es una pasarela peatonal, llena de hombres que venden cosas robadas sobre mantas. Encontramos un restaurante, pero había un hombre desmayado o muerto en la entrada, y la gente lo pateaba para ver si estaba vivo, así que decidimos no comer allí.

Finalmente encontró un lugar y se sentó. No hablaban hebreo ni inglés, y no había forma real de hacerles preguntas sobre de dónde venían. El restaurante también era claramente parte del apartamento de alguien y era pequeño. Así que traté de ordenar en palabras que pensé que serían universales: tibs, injera, basar (carne en hebreo). El tipo asintió con la cabeza como si supiera, pero 20 minutos después tuvimos que volver a pedir y no tenían idea de que queríamos comida. Así que bebimos un poco de cerveza y nos dimos cuenta de que decía & # 8220Hecho en Eritrea & # 8221. Luego miramos la televisión & # 8211 Eritrea Cable Network. ¡No estábamos comiendo comida etíope en absoluto!

Debería haber sabido mejor que los etíopes aquí son judíos y están mucho más absorbidos por la sociedad que los nuevos refugiados y solicitantes de asilo. De todos modos, nos sacaron algunos injera con un plato de verduras con ajo. Fue bueno, pero no lo que queríamos. El camarero seguía sacando esta cosa de aspecto extraño a los otros clientes (que, debe tenerse en cuenta, eran todos hombres solteros que comían solos). Lo señalamos y le dijimos al camarero que queríamos uno. Luego lo buscamos en mi iPhone y parece ser kita fitfit, tiras de pan marinadas en salsa picante con yogur. ¡Fue muy bueno!

También es de destacar: la frontera norte de Ne & # 8217ve Sha & # 8217naan & # 8217s es Menachem Begin Street, frente a la cual hay un montón de rascacielos y la oficina nacional del banco más grande de Israel. Cuando el sol está bien, el banco proyecta una sombra sobre el vecindario más pobre y desamparado de Tel Aviv, posiblemente en todo Israel.

Justin ha publicado un relato mucho más extenso y vívido de su aventura en su propio sitio web.

La aparición de restaurantes etíopes es, naturalmente, un fenómeno que no se produjo de inmediato: los emigrantes tenían pocos recursos cuando llegaron a Israel y la aclimatación llevó su tiempo. Teff, el grano utilizado para hacer injera, no creció en Israel, por lo que los recién llegados tuvieron que aprender a hacer su pan con trigo hasta que comenzaron las importaciones de teff varios años después.

Pero había otra razón. En un ensayo de 1990 sobre la vida de Beta Israel después de la inmigración, el académico Daniel Friedmann descubrió que estos nuevos israelíes no siempre podían obtener lo que necesitaban para preparar su cocina nativa.

& # 8220Incluso las tradiciones culinarias y dietéticas que los etíopes intentan mantener en su vida cotidiana se ven comprometidas por la emigración & # 8221 Friedmann. & # 8220Muchos de los ingredientes básicos son inalcanzables, como el teff utilizado para preparar el injera. El trigo se sustituye en Israel. Surgen problemas similares t & # 8217alla, una cerveza de cebada elaborada en casa que contribuye en gran medida a la sociabilidad etíope. & # 8221

Desde entonces, por supuesto, muchos de los alimentos necesarios para preparar la cocina etíope en Israel se han vuelto disponibles e incluso abundantes.

Pero en algunas partes de Israel, los judíos etíopes todavía tienen dificultades para conseguir algunos de los alimentos que necesitan para cocinar sus comidas familiares o tradicionales. Entonces, en la ciudad sureña de Beer Sheba, ubicada en el desierto de Negev, un grupo de personas ha formado el Jardín Comunitario Kalisher, donde cultivan pimientos para hacer Berbere, hojas de col para hacer gomeny albahaca etíope de semillas etíopes. Desafortunadamente, el espacio y el clima hacen que sea imposible cultivar teff para injera.

Finalmente, si le gusta ver a un chef seguro en su cocina, visite Tesfanesh, también conocida como Titina, y su programa de cocina en el canal de televisión israelí etíope. Habla en amárico, por lo que es posible que no entiendas una palabra, pero es una anfitriona cálida y la comida se ve muy bien cuando está lista y presentada en un trozo de injera. Puede encontrar sus videos haciendo clic en el enlace anterior o yendo al canal IETV en YouTube e ingresando la frase de búsqueda "Las maravillas de la cocina etíope", que muestra sus videos. Cada uno tiene dos recetas, entre ellas shiro, dulet, kay wot, siga wot, doro wot, gomen y tikil gomen, platos familiares consumidos por todos los etíopes.

Varios eruditos han estudiado y escrito sobre Beta Israel, y entre los contemporáneos se destacan Hagar Salamon y Lisa Anteby-Yemini. Ambos han obtenido títulos y enseñado en Israel, y ambos han escrito libros que exploran la cultura Beta Israel, incluidas sus costumbres y creencias culinarias.

Pero antes de que Salamon y Anteby-Yemini comenzaran sus estudios del Beta Israel, estaba Jacques Faitlovitch (1881-1955), un judío de origen polaco que estudió la cultura etíope en París y que se convirtió en uno de los primeros grandes cronistas del Beta. Israel en Etiopía. Estudió en la Sorbona con Joseph Halévy (1827-1917), otro renombrado erudito del siglo XIX que estudió la cultura.

Una mujer Beta Israel cocinando en Gondar y la cocina dentro de su casa.

Faitlovitch visitó Etiopía por primera vez en 1904 y escribió numerosos libros y artículos sobre ellos. En su ensayo de 1920 & # 8220The Falashas, ​​& # 8221 describió las tradiciones del sábado que presenció:

La comida de este día se prepara el día anterior, y desde la puesta del sol del viernes hasta la noche siguiente, se abstienen de todo trabajo. La comida del sábado se come en común [en la sinagoga], esto forma parte del servicio prescrito, y en él participan ricos y pobres. En este día de descanso y oración se sienten en un paraíso de pureza y santidad.

Las comidas del sábado se preparan con más cuidado y en mayor abundancia que las comidas ordinarias. Se prepara un pan especial del sábado que toda la comunidad contribuye a su preparación, y los sacerdotes lo distribuyen a los presentes en la sinagoga durante los intervalos del servicio. Las personas a quienes se les prohíba la entrada al interior de la sinagoga no podrán tomar ni tocar este pan. Se considera una ofrenda y reemplaza los sacrificios prescritos en la Biblia para el día de reposo.

En este día, por motivo de un rito especial, consumen más carne que en general, y como todos los judíos extraen la sangre de la carne y nunca la comen cruda. No conocen la prohibición de comer leche y carne juntas, y se deleitan suntuosamente con estos alimentos, especialmente los sábados. Ellos comen la carne cocida o asada en mantequilla con una salsa muy condimentada hecha de frijoles en polvo sazonados con especias. Durante sus comidas beben, especialmente en sábado, licores fermentados como hidromiel y cerveza de cebada o avena. Nunca dejan de lavarse las manos antes y después de las comidas ni se olvidan de recitar una bendición al comienzo y al final de cada comida.

Esta cerveza, por supuesto, es t & # 8217alla, y la salsa picante de frijoles suena como shiro.

Para la Pascua, encontró Faitlovitch, los judíos etíopes se abstienen no solo de comer pan con levadura, sino de comer cualquier alimento fermentado. & # 8220Tres días antes de la Pascua, & # 8221 encontró, & # 8220, dejan de comer pan con levadura y no toman nada más que guisantes secos y frijoles, y en la víspera de la Pascua se abstienen de todo alimento hasta después del sacrificio del cordero pascual. Después de sacrificar y asar el sacrificio, la carne se come con pan sin levadura. & # 8221

Algo de lo que observó Faitlovitch claramente ha cambiado: los judíos etíopes ahora tienden a no mezclar carne y lácteos. Quizás el contacto con judíos fuera de Etiopía les haya enseñado esta costumbre. O tal vez Faitlovitch simplemente pasó un tiempo con una comunidad menos doctrinaria.

Menos generoso que estos dos europeos fue Henry Stern (1820-1985), un misionero anglicano, nacido en Alemania de padres judíos, pero que se convirtió al cristianismo a los 20 años. En 1862, publicó Vagabundeos entre las falashas en Abisinia, en el que admite, & # 8220El objeto especial de mi visita [a Etiopía] fue la evangelización de ese remanente de Israel, conocido con el nombre de Falashas. & # 8221

En el momento de su visita, algunos europeos no creían que existiera el Beta Israel. Pero el libro de Stern les asegura que & # 8220 la duda y la incertidumbre del historiador judío serán eliminadas en cierto grado por los hechos que he registrado. & # 8221

Stern visita una amplia gama de comunidades y culturas etíopes, llegando finalmente a su pueblo titular en los capítulos 14 y 15, y confirma mucho de lo que los estudiosos más modernos encontraron sobre las leyes y costumbres de Beta Israel. En la Pascua, encontró & # 8220la sustitución del pan sin levadura por pan con levadura. Estos pasteles de Pascua no los preparan de antemano al estilo ortodoxo, sino que cada familia hornea todos los días la cantidad necesaria para el hogar. & # 8221 Tiene poco más que decir acerca de la comida, y en su lugar elige pasar sus dos capítulos reprendiendo al Beta Israel por no ser cristiano.

Wolf Leslau, el eminente erudito semítico del siglo XX, confirmó algo de esto en su libro de 1951, Antología Falasha, donde escribe: & # 8220 Durante todo el festival, las Falashas no comen ni beben nada que esté leudado o fermentado o que haya estado guardado durante la noche. Comen un pan especial sin levadura (qita) y bebe solo café y otra bebida llamada chelqa, que está hecho de agua mezclada con lino u otras semillas. Beben leche en cuanto se toma de la vaca una vez que está cremosa, se considera fermentada y se debe dar a los animales o tirarla. & # 8221 (Lo que él llama chelqa es probable telba, una bebida de semillas de lino común en Etiopía).

Un cartel para un restaurante etíope.
en Tel Aviv

Otro misionero alemán, Martin Flad (1831-1915), pasó algún tiempo entre el Beta Israel y el pueblo Qemant (o Kemant o Kamant), una cultura pagana-hebraica en Etiopía con algunas religiones afines al Beta Israel y al judaísmo. Flad & # 8217s 1885 libro, Una breve descripción de los Falasha y Kamants de Abisinia, es en gran parte un diccionario que documenta su idioma y vocabulario. Pero sí nota lo siguiente de los Kamants: & # 8220 Ellos comen toda la comida de los cristianos, excepto la carne que se ha matado el sábado y el pan, horneado con maíz, que se ha molido ese día. Los cristianos también comen todo lo cocinado por los Kamants, excepto la carne que han matado. Esto se debe a las diferentes bendiciones en nombre de la Santísima Trinidad. & # 8221

Salamon & # 8217s 1999 libro Gente hiena analiza la vida de los Beta Israel en Etiopía, especialmente en sus relaciones con la cultura cristiana en general. & # 8220Para observar las leyes de la pureza mientras se trabaja con los cristianos, & # 8221 ella escribe, & # 8220 se aceptó que comerían injera, frutas, verduras y café juntos, pero nunca carne o platos cocinados en las ollas de los otros grupos. & # 8221

Cuando los cristianos asistieron a una boda judía, descubrió Salamon, los anfitriones les dieron a sus invitados un animal, y los invitados luego lo sacrificaron y lo cocinaron durante la ceremonia en ollas que trajeron con ellos. Cuando los judíos asistían a una boda cristiana, los cristianos les daban un animal con unos días de anticipación y los judíos llevaban comida preparada a la boda.

En un ensayo de 2011 sobre la asimilación de inmigrantes etíopes cuando llegaron a Israel, Salamon comparte anécdotas humorísticas relacionadas con la comida sobre algunas de las lecciones que los recién llegados a Israel aprendieron rápidamente. Ahí está la historia de algunos inmigrantes a los que se les dio pollo congelado y se les dijo que era comida. & # 8220 Nos abrimos y vemos que es una piedra, & # 8221 un sujeto le dijo a Salamon. & # 8220 Intentamos agarrarnos de la pierna y moverla, pero todo es roca. Miramos: Nos dijeron que había pollo. ¿Dónde está? Esperamos y esperamos, después de un tiempo lo tiramos, porque es una roca. & # 8221

Cuando algunos inmigrantes se encontraron en una casa con dos retretes, pensaron que uno era para amasar y el otro era un retrete. Ponían harina en el inodoro y tiraban el agua y no podían entender a dónde iba la harina. & # 8221 Un hombre inmigrante una vez fue a lavarse las manos antes de comer un poco. injera y terminó haciéndolo en el baño. & # 8220 Esto es agua limpia, & # 8221 recordó a alguien que había oído hablar del paso en falso. & # 8220 En Etiopía bebíamos agua por la que los caballos habían caminado en una dirección y los monos en las otras. Y así fue como se lavó las manos con agua del inodoro y comió injera.”

& # 8220Eramos tan ignorantes, & # 8221 dijo otro. & # 8220 Todo era nuevo. Trajimos harina de Etiopía y alimentos especiales de Etiopía. Los llevamos todo el camino, pero cuando llegamos al centro de absorción, no sabíamos cómo usarlos y los tiramos. & # 8221

& # 8220 No te preocupes por las cosas que acabamos de encontrar, & # 8221 dijo otro. & # 8220 Las mismas cosas en las que crecimos, cómo hacer que el injera, de repente [el conocimiento] desapareció. & # 8221

Un niño confundió una pastilla de jabón oscuro con un pedazo de pastel, y un grupo de inmigrantes confundió una pastilla de jabón blanca en un plato de plástico con qewe, un queso suave de Etiopía. & # 8220 Lo difundimos en el injera y traté de comer, & # 8221 dijo. & # 8220Hicimos apuestas entre personas. Es & # 8217s qewe, no es & # 8217s qewe, es & # 8217s qewe, no es & # 8217s qewe, y nos reímos por esto. & # 8221

Salamon & # 8217s 2012 ensayo & # 8220Meat Lottery: A Spectacle Moving from Ethiopia to Israel, & # 8221 publicado en hebreo, observa que & # 8220meat es un idioma clave en la vida de los judíos etíopes, & # 8221 que emplean a & # 8220 lotería de carne & # 8221 que ayuda a asegurar & # 8220 la división igualitaria de la carne & # 8221 en sus comunidades tanto en Etiopía como en Israel. & # 8220Circumir rivalidades potenciales en la distribución de la carne de un solo animal entre varios socios, & # 8221 ella escribe, & # 8220, está conectado en el fondo con la noción de sacrificio y transformación & # 8221.

Un libro de cocina etíope
escrito en hebreo

En un ensayo de 2004, escrito en francés, sobre la comida y la identidad religiosa entre los Beta Israel, Anteby-Yemini señala que la cultura ritualiza el consumo de carne y sigue las enseñanzas del Antiguo Testamento: solo comerán animales con pezuñas partidas que rumien, y ganó & # 8217t comer pescado sin escamas.

El proceso de asimilación fue sorprendente para el Beta Israel. & # 8220 Estos agricultores de las tierras altas de Etiopía fueron así trasplantados un día a un contexto urbano muy occidentalizado y se enfrentaron a las peculiaridades del judaísmo normativo & # 8221 Anteby-Yemini escribe. & # 8220 Las transformaciones en la esfera de la comida fueron profundas, y el descubrimiento de alimentos desconocidos y formas de comensalidad les desconcertó mucho. & # 8221

Naturalmente, estas tendencias fueron más fuertes en la primera ola de inmigrantes que en la actualidad con sus hijos y nietos nacidos y criados en Israel. De hecho, observa Anteby-Yemini, & # 8220 No hacen distinciones, y comen tanto carne israelí como carne de animales sacrificados por sus padres. Los jóvenes de la comunidad etíope [hoy] no sienten la necesidad de diferenciarse por el consumo de carne. No sienten amenazada su identidad como judíos o como etíopes y adoptan formas de diferenciación basadas en el color de su piel. & # 8221

Pero incluso algunas tradiciones de la patria causan consternación en el Beta Israel. La carne cruda es un manjar entre los cristianos etíopes. Es una abominación para los judíos etíopes.

& # 8220 Como cristianos, son vistos como & # 8216 comiendo sangre & # 8217 por los judíos etíopes, que condenan virulentamente esta práctica dietética & # 8221, observa Anteby-Yemini. & # 8220 Como en otras culturas, la carne cruda es a menudo sinónimo de bestialidad o canibalismo, y su consumo por los cristianos es considerado una transgresión por los judíos etíopes que justifica a sus ojos el salvajismo y la absoluta alteridad de los cristianos. & # 8221

En las aldeas de Beta Israel en Etiopía, una casa de oración tendría un área de sacrificio donde un animal sería sacrificado y ritualmente drenado de su sangre. & # 8220Después de despellejar al animal, & # 8221 Anteby-Yemini escribe, & # 8220 la sangre se cubre con tierra y los huesos se queman. Luego, la carne se distribuye de acuerdo con una estricta jerarquía. & # 8221

Para las nuevas generaciones de etio-israelíes, los hábitos a la hora de comer ciertamente han cambiado y se han expandido. Pero Salamon dice que los más jóvenes todavía disfrutan de la comida reconfortante de su hogar ancestral.

& # 8220 Acabo de escuchar de estudiantes de familias etíopes-israelíes que cuando regresan de visitar su casa, traen injera y wot durante toda la semana, & # 8221 Salamon me dice. & # 8220 Por supuesto, comen muchos otros platos, pero su comida casera sigue siendo muy apreciada. & # 8221

Sin embargo, en toda la cultura israelí, la cocina etíope permanece algo aislada.

& # 8220 En cuanto a los restaurantes, & # 8221 Salamon dice, & # 8220, hay algunos tranquilos, pero sirven principalmente a etíopes. Algunos de ellos son operados por etíopes no judíos aquí en Jerusalén, y no he visto a personas de la comunidad judía etíope comiendo allí. & # 8221

Entonces, para los judíos no etíopes de Israel, parece que la comida etíope está muy lejos de convertirse en la nueva china.

Aproximadamente dos años después de publicar este artículo, un lector me escribió para pedirme un engotcha receta. Mis libros de cocina etíopes en hebreo no tenían ninguno, pero busqué en Internet y encontré uno en hebreo. Aquí & # 8217s una traducción:

2 tazas rasas de harina de trigo
1 paquete de levadura
3/4 tazas de agua
1 cucharada de azucar
1 huevo

1. Remoje la levadura y el azúcar en 1/4 taza de agua tibia durante 15 minutos.
2. Mezcle el huevo con 1/2 taza de agua y luego vierta la mezcla en la harina.
3. Mezclar bien. En este punto, la masa estará espesa y grumosa.
4. Agregue la mezcla de levadura, humedezca las manos y amase bien la masa.
5. Cubra la masa con una toalla y déjela reposar durante una hora.
6. Precaliente el horno a 300 grados.
7. Estire la masa cuando haya subido y forme panqueques de tamaño mediano (ver foto arriba de engotcha). Esta cantidad de masa debería hacer unos cinco engotcha.
8. Coloque las hamburguesas en un molde para hornear engrasado y colóquelas en el horno durante unos 30 minutos hasta que estén doradas.

Recuerda que debes servir al engotcha con miel para mojar.

Vea una celebración de Beta Israel Gdeft y la comida que la acompaña.

Vea dos videos en hebreo sobre cómo cocinar comida etíope en Israel.

Visite el restaurante etíope Habash en Tel Aviv.

Aquí & # 8217s un anuncio, en hebreo, que se emitió en la televisión israelí para Dashen, una cerveza hecha en Etiopía.


La difícil situación de los judíos etíopes

Los judíos han vivido en Etiopía durante más de 2000 años. Según la tradición etíope, la mitad de la población era judía antes de que el cristianismo fuera proclamado religión oficial en el siglo IV. Los judíos mantuvieron su independencia durante más de 1000 años a pesar de las continuas masacres, persecución religiosa, esclavitud y conversiones forzadas.

Con la ayuda de las modernas armas portuguesas, los amhara finalmente conquistaron a los judíos en 1616, esclavizándolos, convirtiéndolos y matándolos. Conocidos como "Falashas", un nombre despectivo que significa "forastero" o "exiliado", los judíos etíopes ya no podían poseer tierras ni recibir educación. Hoy en día, los judíos son solo 25.000, menos del 1% de la población. El ochenta y cinco por ciento vive en la provincia de Gondar, en las montañas Semien cerca del lago Tana, el resto vive en las provincias de Tigre y Wollo.

Los judíos etíopes son judíos bíblicos pre-rabínicos. Tienen la Torá (ley escrita) pero no el Talmud (ley oral). Su idioma no es el hebreo, sino Ge'ez. Sus líderes son sacerdotes (kohanim) en lugar de rabinos. No tienen conocimiento de las festividades judías posbíblicas como Janucá o Purim, o interpretaciones posbíblicas de la Ley, por ejemplo, la prohibición de mezclar carne y leche. Hasta hace poco, los judíos etíopes practicaban el sacrificio de animales y la purificación ritual mediante inmersión en agua. De lo contrario, su religión es la misma que la del judaísmo en todo el mundo, incluida la observancia del sábado y las leyes dietéticas bíblicas. Son sionistas religiosos, es decir, sueñan con regresar a Sión. Se llaman a sí mismos Beta Israel (Casa de Israel) y han querido vivir en el moderno estado de Israel desde su establecimiento en 1948.

El cristianismo copto etíope incorpora una cantidad inusualmente grande de prácticas judaicas, incluida la circuncisión masculina, las leyes dietéticas kosher y el sábado (que los cristianos observan tanto el sábado como el domingo). Los emperadores cristianos llevaban la estrella de David en su corona, y Haile Selassie, el último de estos emperadores, era conocido como "León conquistador de la tribu de Judá, elegido de Dios".

La incorporación de las prácticas judías al cristianismo copto no ha beneficiado a los judíos etíopes, sino que ha dado lugar a una gran hostilidad. El Kebra Nagast (Gloria de los reyes), la epopeya religiosa y nacional que data del siglo XIV, ilustra la actitud del cristianismo etíope hacia los judíos. Afirma que Etiopía fue elegida como Sión por Dios, porque los judíos son "indignos", "malvados", "asesinos de Cristo", "enemigos de Dios" y, por lo tanto, serán exterminados. Los cristianos ven a los judíos, cuya falta de tierra los ha obligado a trabajar como alfareros y herreros, como poseídos por buda, un poder oculto satánico. Este poder, muchos cristianos todavía creen, permite a los judíos convertirse en hienas por la noche, poseer mujeres jóvenes, comer cadáveres o convertirlas en animales, atacar a los niños, matar ganado y convertir a la gente en burros para esclavizarlos. A menudo se culpa a los judíos de causar hambre, malas cosechas, ceguera, locura, enfermedad y muerte.

Los misioneros ayudaron a promover esta idea del judío malvado que atormenta a los cristianos. Los jesuitas, que llegaron en 1541 con los portugueses, querían convertir a los judíos al catolicismo romano, pero fueron desterrados en el siglo XVII. Ningún otro misionero vino hasta mediados del siglo XIX, el apogeo de la campaña de conversión de los protestantes. Poco después de que la Sociedad de Londres para la Promoción del Cristianismo entre los Judíos abriera una escuela misionera, los judíos intentaron salir del país en masa, pero muchos murieron de hambre, malaria y golpizas. Incluso después de que los misioneros fueron encarcelados y expulsados, los judíos convertidos continuaron predicando como maestros laicos, y después de la Segunda Guerra Mundial, Haile Selassie dio la bienvenida a los misioneros protestantes exiliados. Hasta el día de hoy, los judíos etíopes desconfían de los extraños y los conversos son marginados.

Hoy, además de los 25.000 judíos conocidos como Oritawi (Torá verdadera), puede haber hasta 50.000 Maryam Wodet (Amantes de María), judíos que, como los marranos de España, se convirtieron al cristianismo pero practican el judaísmo en secreto. Su principal motivo para convertirse fue ganar tierras y perder el estigma asociado a ser judío. Pero aunque cambian sus nombres y evitan la herrería y la alfarería, no siempre pasan por cristianos convertidos son vistos como judíos bautizados.

El gobierno marxista expulsó a los misioneros en 1977. Aunque el gobierno ve a todas las religiones como enemigas del estado, no pudo prohibirlas con éxito. El cristianismo y el islam se convirtieron en religiones oficiales, y los representantes de los distritos han celebrado seminarios obligatorios sobre los males de las religiones ilegales "no tradicionales", es decir, el judaísmo y el animismo.

Bajo la política de redistribución de tierras del nuevo gobierno, los judíos pueden poseer tierras. Sin embargo, las asociaciones campesinas encargadas de la distribución dieron tierras de mala calidad a los judíos, y muchos siguen sin tierra. Los terratenientes continuaron exigiendo pagos de alquiler (50% de la cosecha) incluso después de la reforma agraria, y cuando los judíos acudieron a los tribunales, sus casos fueron desestimados.

Los judíos han sido chivos expiatorios tanto de la derecha como de la izquierda. A la derecha, un grupo de antiguos terratenientes antimarxista, la Unión Democrática Etíope, se enfureció contra los judíos en 1978, cortando los pies de los niños, golpeando a los bebés, castrando a los hombres, violando a las mujeres, torturando a los ancianos y vendiendo mujeres y niños a la esclavitud. En la izquierda, el Partido Revolucionario del Pueblo Etíope marxista-leninista también ha atacado a los judíos por tener intereses "nacionalistas estrechos" que no son aceptables en un estado moderno (es decir, dominado por Amhara).

Los judíos también han sido perseguidos por el gobierno. En 1981, el comandante Melaku, miembro del partido gobernante central y gobernador de la provincia de Gondar, confiscó libros religiosos, cerró las sinagogas y escuelas, encarceló y torturó a maestros y líderes religiosos hebreos por enseñar "propaganda sionista", dificultó los viajes de los judíos. en el país, y cerró el mercado excepto los sábados, lo que obligó a los judíos, que no trabajarían ni viajarían en sábado, a contratar intermediarios musulmanes que se llevaban la mayor parte de las ganancias. Hoy en día no se permiten la educación judía ni las prácticas religiosas.

La política del gobierno contra la emigración se aplica más estrictamente a los judíos debido al antisionismo del régimen actual. Permitir que los judíos etíopes emigren se considera una ayuda indirecta a Israel. Los judíos son arrestados cuando intentan escapar, y cuando una persona sale, otros son arrestados para obtener información. Una vez encarcelados, a menudo son torturados: colgados, golpeados, obligados a caminar sobre vidrios rotos. Según un judío etíope que habló recientemente en Boston, las condiciones se están deteriorando.

A pesar de esto, muchos judíos han logrado escapar a los países árabes vecinos donde los refugiados judíos son frecuentemente acosados, arrestados, torturados, asesinados o secuestrados como esclavos. Como resultado, muchos refugiados se hacen pasar por cristianos. Otros intentan sobrevivir por su cuenta, viviendo fuera de los campos de refugiados en una tierra donde no conocen el idioma, la cultura o la religión. Aproximadamente 3000 judíos se encuentran ahora en estos campos de refugiados, y algunos visitantes de los campos indican que su situación es incluso más urgente que la de los judíos que permanecen en Etiopía.

Antes de 1975, a los judíos etíopes no se les permitía emigrar a Israel, aunque algunos fueron traídos para aprender hebreo con el fin de enseñar en Etiopía. Otros lograron entrar disfrazándose de peregrinos cristianos. En 1975, el Gran Rabino Ashkenazi siguió la declaración de 1973 del Gran Rabino Sefardí de que los Beta Israel son realmente judíos, y se les otorgó la ciudadanía automática bajo la Ley del Retorno. A pesar de esta declaración, poco se hizo para traer judíos etíopes a Israel.

Desde 1980 esta situación ha ido cambiando. La conciencia pública sobre los judíos negros ha aumentado y el gobierno de Begin ha hecho grandes avances para ayudar a los judíos etíopes a reasentarse en Israel.

Más de 3000 judíos etíopes ahora viven en Israel. A su llegada reciben tratamiento médico, ya que la mayoría padece enfermedades oculares, respiratorias o internas. Se los lleva en autobús a un centro de integración donde permanecen de 12 a 18 meses (otros inmigrantes permanecen solo seis meses en estos centros) y se les proporciona vivienda, atención médica, servicios públicos y un estipendio gratuitos.

Durante las dos primeras semanas se quedan solos con las llegadas anteriores de Etiopía. Luego comienzan un curso intensivo de hebreo, y tres o cuatro recién llegados son asignados a un israelí que vive cerca y que pasará de seis a ocho horas al día con ellos. La mayoría de los judíos etíopes nunca han visto ni usado una cama, un armario, una estufa de gas, electricidad, grifos de agua o un cepillo de dientes. El noventa y cinco por ciento son analfabetos. Deben aprender a sostener un lápiz, a usar productos enlatados, a comprar y usar un banco si quieren adaptarse a la vida en Israel.

Los inmigrantes etíopes se han adaptado rápidamente a la sociedad israelí: muchos están estudiando en universidades o trabajando como enfermeras, técnicos electrónicos, agricultores e informáticos. Al mismo tiempo, están tratando de mantener su propia identidad cultural dentro de la sociedad israelí, fabricando y vendiendo sus artesanías, cantando canciones etíopes y montando una exhibición de arte, alentados y ayudados por trabajadores sociales israelíes. La Organización Sionista Mundial tiene previsto establecer un moshav (asentamiento cooperativo) para los judíos etíopes en los próximos dos años.

Se han formado varios grupos en Israel y en América del Norte para ayudar a los judíos etíopes, incluida la Unión para Salvar a las Familias Judías Etíopes (Israel), la Asociación Canadiense de Judíos Etíopes, la Asociación Estadounidense de Judíos Etíopes y el Comité Judío de Etiopía de los Judíos. Consejo Comunitario del Metropolitano de Boston.

En agosto de 1982, el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes escuchó testimonios sobre la situación de los judíos etíopes, y en abril de 1983 los representantes Stephen Solarz y Barney Frank patrocinaron un proyecto de ley (H. Con. Res. 107) en el que se pedía al gobierno de los Estados Unidos que expresara preocupación por los "gobiernos extranjeros relevantes" y buscar formas de ayudar a los judíos etíopes a emigrar. El 19 de julio de 1983 Paul Tsongas presentó una versión del Senado del mismo proyecto de ley (S. Con. Res. 55).

Las autoridades etíopes han demostrado que están atentas a la opinión pública, por lo que los estadounidenses deberían escribir a sus representantes y senadores urgiéndoles a apoyar estos proyectos de ley. El Informe del Departamento de Estado de 1983 sobre Prácticas de Derechos Humanos dice: "En las áreas religiosas y culturales, las falashas están peor desde mediados de 1981 que otros grupos étnicos en la provincia de Gondar". Los judíos etíopes constituyen la comunidad judía más amenazada del mundo.

Copyright del artículo Cultural Survival, Inc.


Cómo un pueblo abandonado por los judíos en Etiopía se convirtió en un importante atractivo turístico

GONDAR, Etiopía & # 8212 La estrella de David pintada con colores brillantes llega como una sorpresa en el camino de Gondar hacia las montañas Simien, justo al doblar una curva al salir de la ciudad en el norte de Etiopía. “Pueblo judío Wolleka Falasha”, proclama el letrero pintado a mano.

Bienvenido a un pueblo judío abandonado, una de las diez atracciones turísticas más recomendadas de Gondar. Unos cientos de judíos vivieron en este pueblo durante generaciones, hasta que se fueron en la década de 1980 y principios de la de 1990. Algunos fueron a pie a Sudán y fueron transportados en avión a Israel durante la Operación Moisés en 1984. Otros se dirigieron a Addis Abeba y fueron a Israel desde la capital.

No quedan judíos en el pueblo de Wolleka. Pero hoy, el antiguo pueblo judío es una parada de compras kitsch para los turistas que se dirigen a las caminatas en las montañas Simien.

A los judíos de Etiopía, llamados "falashas" o "extraños", normalmente no se les permitía poseer tierras o propiedades. Esto significó que muchos de ellos se dedicaron a la artesanía profesional, incluida la cerámica, la herrería, el bordado y el tejido de telas y cestas.

La reputación de Wolleka como centro de artesanía lo convirtió en un hogar natural para un mercado turístico. Pero curiosamente, los residentes actuales han optado por celebrar las raíces judías del pueblo en lugar de dejar que se desvanezcan en la historia.

Una familia guarda las llaves de la antigua sinagoga, un edificio redondo y achaparrado ubicado a diez minutos a pie de la carretera. Las estrellas turquesas de David pintadas en las paredes de barro del exterior están empezando a desvanecerse, pero aún se conserva el intrincado trabajo de pintura del interior, un mosaico de pinturas naturales hechas de tierra roja, ceniza y agua.

“Guardamos esto para un memorial”, explicó Ethiopia Berihe, de 40 años, la matriarca de la familia que tiene las llaves. “Es como un lugar histórico. Quizás sus hijos vengan aquí de visita ".

Niños con bandejas de tchotchkes y artesanías se ciernen alrededor de la puerta, engatusando a los visitantes para que compren esto, vengan a mi tienda, compren de mí, compren de mí.

“Recibimos turistas de todas partes, estadounidenses, australianos, españoles, israelíes”, dijo Berihe. “A veces compran y otras solo vienen de visita. La mayoría de las personas que vienen no saben sobre la parte judía, excepto los judíos que vienen ".

La infraestructura mejorada significa que el turismo de Etiopía está creciendo exponencialmente. Esto significa que cada vez más turistas internacionales se dirigen a Gondar, la puerta de entrada a las impresionantes vistas de las montañas Simien, conocidas como el Gran Cañón de África.

Según Lonely Planet, Wolleka ocupa el quinto lugar entre los diez mejores destinos de Gondar, después de un restaurante tradicional, castillos reales y senderismo en las montañas.

"La investigación sugiere que Falashas pudo haber proporcionado la mano de obra para la construcción y decoración de los castillos de Gonder", dice la entrada de Lonely Planet para Wolleka. "Lamentablemente, la cerámica por la que una vez fueron famosos se ha degenerado en su mayoría en un arte poco entusiasta, aunque las baratijas de estatuillas son recuerdos geniales".

También hay un cementerio judío en Wolleka, con un monumento de la Agencia Judía a los judíos etíopes que perdieron la vida en el traicionero viaje a Sudán. Las tumbas pintadas de colores brillantes están todas adornadas con estrellas de David.

Pocos de los judíos que viven hoy en Gondar han estado en Wolleka, aunque están orgullosos de que el sitio haya conservado su carácter judío. "Me gusta que cuando vienen los turistas, todavía pueden ver la sinagoga y el cementerio", dijo Atenkut Setataw, cantor de la sinagoga HaTikva, que atiende a la población judía de Gondar.

"Espero que cuando todos los judíos se hayan ido, las personas que tienen parientes enterrados aquí continúen ayudando a mantener las tumbas", dijo Gashaw Abinet, otro cantor de la sinagoga que fue a Wolleka por primera vez con un reportero visitante. Ha vivido en Gondar durante 17 años, esperando mudarse a Israel.

“Pero a veces, siento que somos como los huesos que quedaron atrás”, agregó mientras se abría camino a través de las viejas tumbas. “Nuestros padres ya se olvidan de sus hermanos”.

Los residentes locales de Wolleka se han percatado del turismo judío y han comenzado a exigir 15 birr etíopes (alrededor de NIS 3, o 75 centavos) por cada visitante del cementerio y la sinagoga para la “protección” de los sitios.

Muchos de los residentes que quedan en Wolleka son de la tribu Qemant, según Abinet. La historia oral sostiene que la tribu Qemant es originaria del norte de África, posiblemente Egipto, pero llegó a Etiopía con Beta Israel, la población judía. Según la leyenda, los Qemant siguieron al Beta Israel después de enterarse de que se habían llevado el Arca de la Alianza de Jerusalén a Etiopía hace unos 2.500 años.

Qemant solía ser una religión separada, con muchas similitudes con el judaísmo, pero la mayoría de los Qemant ahora se han convertido al cristianismo ortodoxo etíope.

Berihe, que ha vivido toda su vida en Wolleka, dice que poco ha cambiado en el pueblo desde que se fueron los judíos, aunque extraña a sus antiguos vecinos judíos. El pueblo todavía muestra con orgullo las Estrellas de David en muchas de las casas.

“La ventaja que tenemos es la artesanía y el [trabajo] del metal”, dijo Berihe. “Los judíos nos enseñaron a hacer cerámica y metal. Cuando se fueron, seguimos haciéndolo ".

¿Confía en The Times of Israel para obtener noticias precisas y profundas sobre Israel y el mundo judío? Si es así, únete Comunidad de The Times of Israel. Por tan solo $ 6 / mes, podrá:

  • Apoyo nuestro periodismo independiente
  • Disfrutar una experiencia sin publicidad en el sitio de ToI, aplicaciones y correos electrónicos y
  • Acceder a contenido exclusivo compartido solo con la comunidad ToI, como nuestra serie de recorridos virtuales Israel Unlocked y cartas semanales del editor fundador David Horovitz.

Estamos muy contentos de que hayas leído Artículos de X Times of Israel en el último mes.

Es por eso que venimos a trabajar todos los días, para brindar a lectores exigentes como usted una cobertura de lectura obligada sobre Israel y el mundo judío.

Entonces ahora tenemos una solicitud. A diferencia de otros medios de comunicación, no hemos instalado un muro de pago. Pero como el periodismo que hacemos es costoso, invitamos a los lectores para quienes The Times of Israel se ha vuelto importante a ayudar a apoyar nuestro trabajo uniéndose a Comunidad de The Times of Israel.

Por tan solo $ 6 al mes, puede ayudar a respaldar nuestro periodismo de calidad mientras disfruta de The Times of Israel. LIBRE DE ANUNCIOS, además de acceder a contenido exclusivo disponible solo para los miembros de la comunidad Times of Israel.


Conexión con Sudán: ¿Son los judíos etíopes descendientes de los antiguos israelitas?

La teoría convencional entre los historiadores de hoy atribuye el origen de los judíos etíopes a un movimiento separatista que se ramificó del cristianismo y adoptó el judaísmo entre los siglos XIV y XVI (por ejemplo, Quirin, 1992a, 1992b Shelemay, 1989 Kaplan, 1995). La teoría esencialmente sostiene que los judíos etíopes son descendientes de etíopes indígenas no judíos, y que su creencia en la ascendencia judía antigua es solo una cuestión de mitos y leyendas. Los defensores de la teoría han sido elogiados por ser & # 8220 estimulantes a la reflexión & # 8221 (Waldron, 1993) y por & # 8220demitologizar & # 8221 (Gerhart, 1993) la historia del grupo. En consecuencia, los estudiosos, y los historiadores en particular, se han visto obligados a ignorar la evidencia convincente de los orígenes antiguos del grupo.

Presentaré la evidencia histórica que, con el apoyo de hallazgos genéticos cruciales, sugiere fuertemente que los judíos etíopes de hoy son descendientes de una antigua población judía. Este estudio refuerza las revisiones recientes de los estudios de ADN de los judíos etíopes (Entine, 2007) que ya han señalado fallas importantes en la perspectiva histórica tradicional. Además, la última investigación sugiere además una fuerte afiliación histórica entre los judíos etíopes y el norte de Sudán que se discute poco en la literatura.El artículo analiza la historia de los judíos de Etiopía en el contexto de su geografía periférica en el área del lago Tana y Semien.

El Beta Israel

Hasta que se vieron obligados a abandonar Etiopía en la década de 1980, los judíos etíopes vivían en pequeñas aldeas dispersas en la región noroeste de la meseta etíope alrededor del lago Tana y en la zona de las montañas Semien. Tradicionalmente se referían a sí mismos como los Beta Israel, y fueron referidos por otros etíopes como Falasha, que significa & # 8220 extraños & # 8221 en el idioma semítico indígena Ge & # 8217ez. Por lo tanto, el término Beta Israel se utilizará a lo largo de este artículo para etiquetar a la comunidad.

La comunidad ha venerado el Antiguo Testamento de la Biblia etíope y su lenguaje religioso ha sido Ge & # 8217ez. Hoy en día, el Beta Israel muestra el mayor parecido en las características culturales externas a su entorno. Habash, es decir, la categoría étnica que engloba a las poblaciones Amhara y Tigray-Tigrinya. Y aunque tanto los cristianos de Habash como el beta de Israel afirman tener ascendencia real desde la época del rey Salomón y la reina Saba, existe una diferencia importante (Entine, 2007, p.148-9). Mientras que los cristianos afirman descender del rey Menelik, la descendencia de Salomón y Saba en Etiopía, los Beta Israel afirman descender de los israelitas de primera generación de la tribu de Dan, que algunos creen que acompañaron a Menelik como guardias de honor.

Para empezar, se debe abordar la definición geográfica de Etiopía en las fuentes históricas, ya que ha distorsionado importantes estudios sobre la historia de la región. No fue hasta hace poco que los estudiosos se dieron cuenta de que el nombre Etiopía, en fuentes antiguas y medievales, denotaba la civilización del valle del Nilo de Kush, también conocido hoy como antigua nubia, en lo que hoy es el norte de Sudán. Por otro lado, el área geográfica que abarca el país moderno de Etiopía había albergado en el pasado el antiguo reino de Aksum, que se desarrolló en las partes septentrionales de la meseta, y a veces se la denominaba Abisinia. También vale la pena mencionar que todas las referencias bíblicas, y una parte significativa de las antiguas, a Etiopía, o Kush, son anteriores al establecimiento de Aksum en el siglo I d.C.

Como he argumentado en un artículo anterior (Omer, 2009a), analizar la historia del Beta Israel dentro de los límites del país contemporáneo de Etiopía es un enfoque problemático. Esto se debe a que las fronteras políticas de los países modernos de Sudán y Etiopía no se definieron hasta principios del siglo XX. Sin embargo, incluso después de que se especificaron los límites, los asentamientos de Beta Israel permanecieron en la periferia y lejos del interior de la actual Etiopía, que está cerca de la región fronteriza occidental con el norte de Sudán.

Las fronteras políticas entre los dos estados habían permanecido, durante la mayor parte de la historia, fluidas e indefinidas en muchas áreas. Fue principalmente la frontera del siglo XX lo que definió la identidad contemporánea de la población de Beta Israel como etíope, y la distinguió de las poblaciones de las llanuras planas del Sudán, al oeste. En otras palabras, los Beta Israel siempre han representado una población periférica que, en el contexto de la historia, nunca puede ser vista como un elemento integral de la Etiopía actual.

Teorías de la historia

Antes de continuar, presentaré una breve descripción general de la hipótesis de que el Beta Israel surgió del cristianismo de Etiopía. Quirin (1992a) y Kaplan (1995) defienden mejor la hipótesis. El argumento de Quirin se basa en la premisa de que la identidad Beta Israel ha "surgido de una interacción diferencial con el estado etíope y la sociedad abisinia dominante" (1998, p. 1). Kaplan (1995) sigue la misma línea de argumentación y concluye que & # 8220their & # 8216Judaism, & # 8217, & # 8217, lejos de ser un antiguo precursor del cristianismo etíope, se desarrolló relativamente tarde y obtuvo gran parte de su inspiración de la Iglesia Ortodoxa & # 8221 (p. 157). Básicamente, argumentan que la sustancia religiosa del Beta Israel se ha adaptado del carácter judío que ya se encuentra en el cristianismo de Etiopía. Salamon (1999) también enfatiza las raíces cristianas del Beta Israel, pero deja abierta la cuestión de los orígenes reales del grupo. Ella argumenta que ellos & # 8220 construyeron su identidad en referencia a sus vecinos cristianos, más que a un "otro" judío & # 8221 (p. 4).

La falta de un análisis neutral de las similitudes compartidas entre las tradiciones religiosas del Beta Israel y la de la Iglesia etíope ha sido un problema importante en el estudio del grupo. Dicho esto, cabe señalar que el cristianismo etíope parece estar más influenciado por el judaísmo que viceversa. Gatatchew Haile (citado en Tibebu, 1995, p. 11) afirma:

Solo un cristianismo de una nación o comunidad que practicó por primera vez el judaísmo incorporaría las prácticas religiosas judías y haría el esfuerzo de convencer a sus fieles de observar el domingo como el sábado. En resumen, la influencia judía en el cristianismo etíope parece tener su origen en quienes recibieron el cristianismo y no en quienes lo introdujeron. Los elementos hebreo-judíos eran parte de la cultura indígena Aksumita adoptada en el cristianismo etíope.

Además, como señala Kessler (2012), la teoría no indica cómo el Beta Israel ganó una comprensión compleja del material judío que abarca los principios pre-rabínicos basados ​​en los libros de Enoc y Jubileos. En esencia, la suma de las influencias cristianas en las tradiciones religiosas de Beta Israel, que debemos tener mucho cuidado de no exagerar, puede reflejar nada más que las luchas de una comunidad judía de la diáspora por preservar lo que quedaba de su herencia en constante desaparición. La pobreza, la inestabilidad, la persecución y el analfabetismo a lo largo de los siglos ciertamente habrían causado la pérdida de cualquier escritura judía auténtica significativa. Sin embargo, esto no debería negar la supervivencia de los aspectos fundamentales de la identidad y religión judías entre los Beta Israel.

Además, una cuestión básica que Kaplan (1995) y Quirin (1998) no abordan es: ¿Por qué los cristianos se convertirían en judíos? Como explica Teferi (2013), la conversión al judaísmo requiere el abandono de la esencia del cristianismo (p. 179), lo que hace que una conversión sea poco probable. La única sugerencia razonable, indica Teferi, en cuanto a por qué los cristianos se habrían convertido en judíos es si fueran obligados a (pág. 180) convertirse, lo cual también es poco probable.

Vale la pena mencionar los relatos de los monjes cristianos del siglo XVI, Abba Saga y Abba Sabra, que han sido de gran importancia para los defensores de la teoría tradicional del origen cristiano. Quirin (1992a) y Kaplan (1995) presentan a los dos monjes como figuras centrales en el establecimiento de las instituciones religiosas del Beta Israel. Esto se basa en la idea de que los monjes deben haber sido responsables de introducir el monaquismo y el sistema de clero que se encuentra dentro de las tradiciones Beta Israel.

Este aspecto del argumento es problemático por tres razones. Primero, no hay nada concreto que confirme la historicidad de los dos monjes. En segundo lugar, un informe diferente del siglo XVI sugiere que muchos Beta Israel practicaban el monaquismo antes de la supuesta llegada de los dos monjes (Teferi, 2013, p. 185). El informe se refiere a judíos de Abisinia (o Aksum) y & # 8220 sus libros, sus sacerdotes y sus monjes & # 8221 (citado en Teferi, 2013, p. 185 Norris, 1978). En tercer lugar, como afirma Kessler (2012), & # 8220 Quirin tiende a confundir los principios básicos de las Falashas Beta israelíes con los ritos y formas de sus prácticas & # 8221 y & # 8220 no aprecia que la religión & # 8216 ha descendido para nosotros & # 8217 [citado en Quirin, 1992a, p. 68]. En esencia, esto significa una creencia en la unidad del Todopoderoso, basada en las enseñanzas de la Torá (Orit), y una fe en la venida del Mesías, & # 8221 que & # 8220 más que diferencias rituales, aunque son importantes - distinguir el judaísmo del cristianismo y no podría concebiblemente haber sido inventado por los monjes rebeldes & # 8221 (Prefacio a la sección Tercera, Revisada, Edición).

Beta Israel y Kush (norte de Sudán)

Para rastrear el origen del Beta Israel, debemos comenzar en el norte de Sudán, donde apunta la evidencia más antigua de judíos en el área del Cuerno de África. Esto no solo es importante por la relevancia geográfica entre Beta Israel y Kush, sino también por la inmensa evidencia que vincula a los dos.

Sorprendentemente, la historia del Beta Israel en el contexto de su antigua tierra vecina de Kush, en lo que hoy es el norte de Sudán, no ha sido objeto de una investigación seria. Kessler (2012) es uno de los pocos eruditos contemporáneos que ha intentado profundizar en la conexión entre Beta Israel y Kush, y ha reconocido la tendencia entre los eruditos a subestimar la importancia del impacto del antiguo Egipto y de Nubia o Meroë y # 8221 (Prefacio a la sección Tercera, Revisada, Edición) sobre el desarrollo de la región del Cuerno de África.

Las referencias a Kush aparecen en la Biblia, así como en narrativas y tradiciones extrabíblicas. La Biblia menciona directamente la presencia de judíos en Kush, dice el libro de Sofonías (tenga en cuenta que Etiopía en fuentes antiguas se refería al norte de Sudán, no al país moderno de Etiopía): “Desde más allá de los ríos de Etiopía [Kush], Mis adoradores, Mis dispersos traerán Mis ofrendas ”(3:10, New American Bible). Salmo 87: 4 e Isías 11:11 dan la misma indicación.

Además, la Biblia identifica a varios personajes bíblicos importantes como kushita. En Números (12: 1), se afirma que la esposa de Moisés era kushita. Séfora, la esposa de Moisés conocida por su nombre, se describe comúnmente en las tradiciones bíblicas como de ascendencia kushita. En Ezequiel (Exagoge: 60-65) Séfora le dice a Moisés sobre su patria:

Extraño, esta tierra se llama Libia [África]. Está habitada por tribus de varios pueblos, etíopes [kushitas], hombres negros. Un hombre es el gobernante de la tierra: es rey y general. Gobierna el estado, juzga al pueblo y es sacerdote. Este hombre es mi padre y los de ellos.

El Midrash Book of Jasher (Hapler, 1921), proporciona un relato detallado del viaje de Moisés y el # 8217 al reino sureño de Kush, incluyendo cómo se ganó la admiración de su gente (p. 132):

Moisés tenía veintisiete años cuando comenzó a reinar sobre Cus [Kush], y reinó cuarenta años. Y el Señor hizo que Moisés encontrara gracia y gracia ante los ojos de los hijos de Cus, y los hijos de Cus lo amaron sobremanera.

Lo que hace que Kush sea fundamental para el estudio de Beta Israel es que ha definido los grupos y la identidad # 8217 hasta la época medieval. El rabino David ben Solomon ibn Zimra, el gran rabino de Egipto del siglo XVI, cuyo reconocimiento del Israel Beta como judíos legítimos ha tenido más tarde una importancia significativa en su reconocimiento por parte de los judíos del mundo, declara: & # 8220aquellos [judíos] que vinieron del Land of Cush son sin duda de la tribu de Dan & # 8230 & # 8221 (como se cita en Lenhoff & amp Weaver, 2007, p. 303).

La identificación del Beta Israel con Kush se ilustra mejor en los escritos del erudito y viajero judío Eldad Ha-Dani en el siglo IX. Eldad se identifica a sí mismo como ciudadano de un estado judío independiente & # 8220 más allá de los ríos de Cus & # 8221 (Hapler, 1921, p. 49). También se identificó a sí mismo como de origen israelita de la tribu de Dan, y por lo tanto su apellido Ha-Dani. La afiliación geográfica y la identificación de Eldad & # 8217 con la tribu de Dan corroboran fuertemente con lo que se conoce del Beta Israel (Omer, 2009b Epstein, 1891 Schindler & amp Ribner, 1997, p.2 Teferi, 2013, p. 188-9 Schloessinger, 2009 , pág.1-9).

Además, la descripción de Eldad de los grupos étnicos y la geografía de la región del Cuerno de África parece ser bastante legítima y refuerza la historicidad de sus relatos (Borchardt, 1923-1924). En el transcurso de su narrativa, elabora la historia de la migración de sus antepasados ​​israelitas, la tribu de Dan, desde el momento en que dejaron la & # 8220 tierra de Israel & # 8221 (Hapler, 1921, p. 52), y pasaron por Egipto. , y finalmente se estableció en “la tierra de Cus” (p. 53). Él declara: “Los habitantes de Cus no impidieron que los hijos de Dan habitaran con ellos, porque nosotros [los hijos de Dan] tomamos la tierra por la fuerza” (p. 53). El hecho de que Eldad identifique a su pueblo con Kush, y no con Aksum, demuestra el fuerte vínculo de identidad histórica que une a los Beta Israel con el norte de Sudán. Y aunque los estudiosos comúnmente ven la afiliación con la tribu de Dan en el contexto de otros mitos mundiales sobre las diez tribus perdidas de Israel (por ejemplo, Segal, 1999 Schwartz, 2007, p.1x), algunos estudiosos han propuesto un origen samaritano real para los Beta. Israel sobre la base de una variedad de evidencia religiosa y lingüística (Shahîd, 1995, p.94-5 Leonhard, 2006, p.39-42). Por lo tanto, la ascendencia de israelitas tribales entre los Beta Israel no es improbable.

Otro importante viajero judío del siglo XII, Benjamín de Tudela, escribe sobre ciudades israelitas independientes en las montañas de África oriental, en una clara referencia a los asentamientos Beta Israel en las montañas Semien, desde donde los habitantes & # 8220 bajan a la llanura llamada Lubia [o Nubia] & # 8221 (Benjamin como se cita en Kaplan, 1995, p. 50). Aunque Benjamin no se refiere a Kush, usa el nombre más medieval del norte de Sudán, Nubia.

Una tercera fuente, no menos significativa, es el erudito del siglo XV, Obadiah ben Abraham de Bertinoro, quien analiza las relaciones comerciales entre Beta Israel y Kush: & # 8220 Se creen descendientes de la Tribu de Dan, y dicen que la pimienta y otras especias que venden los cusitas provienen de su tierra & # 8221 (como se cita en Abrahams & amp Montefiore, 1889, p. 195).

Además, los hallazgos arqueológicos indican fuertes lazos de comunicación y viajes entre Aksum y Kush, comenzando desde las primeras etapas del reino Aksumita (Fattovich, 1975, 1982; ver también Phillipson, 1998, p. 24). Como se mencionó anteriormente, la civilización de Kush es anterior a la de Aksum con más de mil quinientos años. Si bien Kush ya era un reino floreciente en 1700 a. C. y surgió como un imperio mediterráneo en el siglo VIII a. C., Aksum no emergió como un reino reconocible hasta el siglo I d. C. Aunque la arqueología de antes de Aksum, en lo que hoy es Etiopía, refleja una cultura de Arabia del Sur dominante, la arqueología posterior de Aksum muestra influencias culturales más fuertes y directas de Kush (Pirenne, 1967 Fattovich, 1982, 1975).

Además, durante el período meroítico, cuando Kush tenía su centro en Meroe, entre el 270 a. C. y el 400 d. C., los kushitas llevaron a cabo extensas actividades de construcción al este del Nilo. A partir de alrededor del siglo I, las construcciones incluyeron numerosos hafirs y otras fuentes de agua (Welsby, 1998, p. 128), lo que indica la intensificación del movimiento humano entre el reino de Kush y con el, para entonces, reino emergente de Aksum. También cabe señalar, a este respecto, que el único acceso directo por tierra de Aksum al Mediterráneo era a través del Sudán.

Kessler (2012) ha identificado una serie de prácticas artesanales y de producción tradicionales de Beta Israel que históricamente están asociadas con la gente de Kush, que son la cerámica, el tejido de algodón, la cestería y el cuero de fabricación nacional. Más importante es el papel tradicional de los Beta Israel como herreros, que se corresponde con el papel distintivo de Meroe en la historia antigua en el descubrimiento y fabricación del hierro. Al ser ricos en minerales, los kushitas emplearon hierro en todas las diferentes industrias del reino, incluida la agricultura (Asante, 2012, p. 96).

Teniendo en cuenta todos estos indicios, es probable que los judíos que entraron en el reino de Aksum, que no maduraron hasta el siglo I d.C., procedieran de Kush. A pesar de que tales especulaciones parecen no poder explicar la afiliación excepcional entre los Beta Israel y el norte de Sudán en las referencias medievales, plantean preguntas cruciales sobre el origen de este grupo.

Finalmente, en el contexto de nuestra búsqueda de las conexiones históricas, y posiblemente genealógicas, entre el Israel Beta y el norte de Sudán, se debe hacer un punto importante con respecto a las características físicas del grupo. Contrariamente a lo que se supone comúnmente, y como destaqué formalmente en un ensayo (Omer, 2012, p. 1), los Beta Israel no se parecen realmente a los etíopes no judíos que los rodean. Como yo mismo soy de Sudán del Norte, pude notar que la mayoría de los Beta Israel se ven más cerca de la gente del norte de Sudán en apariencia física que de los etíopes no judíos. En otras palabras, aunque un etíope no judío se puede distinguir fácilmente de un sudanés del norte por la apariencia, no se puede establecer una distinción entre un judío etíope y un sudanés del norte. La mayoría de ellos no se parecen a los etíopes no judíos.

Por otro lado, y a pesar de la dificultad esperada para distinguir características físicas específicas de África Oriental para personas de otros lugares, el académico occidental Leslau (1979), que visitó Etiopía en la década de 1940, pudo notar algunos & # 8220 rasgos faciales & # 8221 (p. . xii) entre los Beta Israel, que él asocia erróneamente con la apariencia estereotipada del & # 8220Judio Oriental & # 8221.

Beta Israel y Aksum

La teoría del origen cristiano tradicional sostiene que el Beta Israel contemporáneo se desarrolló por separado de los antiguos judíos de Aksum. Quirin (1992b) afirma: “El 'Falasha' surgió como un grupo identificado y con nombre durante el período comprendido entre el siglo XIV y el XVI” (p. 203) de acuerdo, Kaplan argumenta: “Nada en las fuentes escritas puede interpretarse como evidencia confiable de la supervivencia de una comunidad judía bien definida en Etiopía durante el período comprendido entre el siglo VII y el XIV ”(1995, p. 55).

Sin embargo, la evidencia histórica contradice fuertemente la conclusión de Quirin & # 8217 y Kaplan & # 8217. Para empezar, se ha confirmado con certeza que el judaísmo en Aksum es anterior a la introducción del cristianismo, en el siglo IV. Kaplan (1995) admite que "la evidencia lingüística parece indicar claramente que las influencias judías en Etiopía fueron, al menos en parte, tanto tempranas, es decir, Aksumita, como directas" (p. 19). La evidencia lingüística encontrada en las traducciones de material bíblico al Ge & # 8217ez, ya ha demostrado que una sociedad judía había entrado en Aksum en algún momento entre los siglos I y IV (Kaplan, 1995, p. 13-20). Como resultado de esto, la influencia del judaísmo en la iglesia ortodoxa etíope ha sido abrumadora y no tiene contraparte en el mundo cristiano contemporáneo. Tradiciones que incluyen la circuncisión en el octavo día de nacimiento (Ullendorff, 1956), la defensa histórica del sábado sábado (Ullendorff, 1968, p.109-13), el sistema de división arquitectónica de la iglesia etíope que imita el Templo de Salomón (Ullendorff, 1968, p. 87-97), así como una diversidad de otras características, dan testimonio de una antigua cultura judía poderosa.

Evidencia adicional proviene del reinado del siglo VI de Kaleb, el ferviente rey cristiano de Aksum que adoptó políticas vigorosas para convertir a los habitantes no cristianos del reino. En las primeras décadas del siglo, restauró el cristianismo al sur de Arabia al derrotar a su rey judío. Desafortunadamente, no hay fuentes que expliquen sus políticas internas hacia los judíos; sin embargo, unas pocas pero importantes fuentes proporcionan indicaciones cruciales sobre los orígenes de los asentamientos Beta Israel en el área del lago Tana y Semien. Algunas de estas fuentes mencionan que Kaleb tuvo dos hijos, uno Gabra Masqal y otro Beta Israel (Kaplan, 1995, p. 39 Getatchew Haile, 1982). Se dice que Beta Israel intentó sin éxito disuadir el camino de Gabra Masqal al trono. En este relato, parece que el nombre Beta Israel se usó como propaganda para simbolizar la desobediencia de los judíos a la conversión. (Por supuesto, la idea de que el propio Kaleb era un Beta Israel también está sujeta a especulaciones).

Además, durante el siglo VI, el viajero alejandrino Cosmas Indicopleustes informa sobre conflictos militares entre un rey Aksumita (probablemente Kaleb) y enemigos en el “Semenai [Semien] & # 8221 (McCrindle, 1897, p.67) ya se estaban agrupando movimientos resistentes en la zona indicada. Otra referencia de la Abisinia medieval habla de eventos que tuvieron lugar alrededor del siglo VI y menciona el nombre “Falash [a]” (como se cita en Kaplan, 1995, p. 39, ver también Varenbergh, 1915-16).

A mediados del siglo VI, Aksum comenzó a declinar y luchó por controlar sus territorios del norte y periféricos. En las últimas décadas del siglo, las regiones fronterizas al norte y al oeste del lago Tana eran en su mayoría independientes y es posible que ya estuvieran habitadas por judíos. Desde los siglos VII al XIV, las áreas mencionadas permanecieron aisladas de Aksum, lo que aparentemente explica el declive de las referencias a los judíos en las fuentes de Aksum.

La referencia de Eldad a su estado judío independiente & # 8220 más allá de los ríos de Cus & # 8221 (Hapler, 1921, p. 53) durante el siglo IX parece apuntar a la misma área del lago Tana del Beta Israel. Al escribir en el siglo XII, Benjamín de Tudela parece corroborar el relato de Eldad al mencionar ciudades israelitas independientes en África oriental: “Y hay montañas altas allí y hay israelitas allí y el yugo gentil no está sobre ellos” (como se cita en Kaplan, 1995, pág.50). Parece que por "montañas", Benjamín se refiere al Semien.

Finalmente, la reina judía Judith, que está profundamente situada en la historia y las tradiciones de Etiopía, es descrita como proveniente de una región "occidental" (Trimingham, 1952, p. 52) de Aksum y gobernó Aksum en algún momento a fines del siglo IX o X. Es otro fuerte indicio de la presencia de judíos en esta región antes del siglo XIV. La dinastía cristiana Zagwe que sucedió a Judith en el trono y gobernó hasta finales del siglo XIII se describe ampliamente como de raíces judías (Briggs, 2009, p. 18). El posible origen judío de Judith se ve reforzado por el hecho de que la dinastía gobernaba desde Lasta, que ha sido un área vigorosamente judía.

Dadas las diversas referencias de la presencia judía en la región a lo largo de los siglos, no parece haber ninguna razón convincente para suponer que los Beta Israel han surgido tan recientemente como entre los siglos XIV y XVI. También es muy irrazonable sugerir que todas esas referencias históricas a la presencia judía en las regiones designadas, que se corresponden en gran medida con el contexto histórico y cultural del Beta Israel contemporáneo, son coincidentes.

Evidencia genética

En los últimos años, los estudios de ADN han demostrado que la teoría histórica convencional respaldada por Kaplan (1995) y Quirin (1992b) es muy poco confiable. Un análisis en profundidad de la investigación genética de Entine (2007, p. 149) afirma:

Los Falasha pueden haber sido un grupo de grupa que se mantuvo fiel a sus raíces históricas cuando el rey etíope se convirtió al cristianismo en el siglo quinto. Durante siglos, los judíos negros mantuvieron tradiciones separadas de sus compatriotas cristianos. Si bien la mayoría de los etíopes comían carne cruda, bebían mucho y rara vez se lavaban, los falasha cocinaban su carne y estaban escrupulosamente sobrios e implacablemente higiénicos.

Aunque los genetistas no han entendido claramente la relación precisa entre los antiguos judíos de Aksum y la comunidad de Beta Israel contemporánea, los estudios ya han confirmado cierta continuidad histórica dentro del grupo (Entine, entrevista, 7 de julio de 2013). Así, la teoría ampliamente aceptada entre los genetistas, propuesta por Entine (2007) y respaldada por investigaciones y estudios posteriores (Saey, 2010 Ostrer, 2012), sugiere que el grupo se formó ya en el período del siglo IV al VI. El hecho de que los estudios hayan encontrado que Beta Israel está genéticamente tan divergente de otras comunidades judías (por ejemplo, Lucotte & amp Smets, 1999) puede sugerir que el grupo fue iniciado por colonos judíos que convirtieron a la mayoría de la población local al judaísmo hace más de dos mil años. (Begley, 2012). En consecuencia, Entine (2013) concluye, & # 8220 Eso significaría que los judíos etíopes son anteriores a los judíos Ashkenazi & # 8221 (entrevista, 7 de julio), sin embargo, esto no necesariamente sugiere que la ascendencia Beta Israel se pueda rastrear específicamente hasta el Creciente Fértil.

Además, a pesar del hecho de que la distancia genética entre Beta Israel y otros grupos judíos contemporáneos es grande, los estudios ya han citado casos de judíos etíopes con marcadores genéticos comunes en otras poblaciones judías (Hammer, et al., 2000).

La amplia gama de evidencia histórica disponible en Beta Israel apunta a la supervivencia de una antigua herencia judía dentro del grupo. Además, las fuentes sugieren que el establecimiento de los asentamientos Beta Israel en sus ubicaciones contemporáneas del lago Tana es mucho anterior al período de los siglos XIV al XVI que han sugerido algunos historiadores. Además, la etnia africana de los Beta Israel parece ser más complicada que solo la etíope, y parece reflejar un fuerte elemento del norte de Sudán, corroborado por la amplia gama de observaciones históricas mencionadas y la geografía periférica de la población.

Necesitamos más investigación histórica sobre el origen del Beta Israel que no esté dictada por conceptos de la teoría histórica convencional. Estudios genéticos recientes ya han confirmado una herencia antigua dentro de la población de Beta Israel contemporánea. Por lo tanto, el enfoque sugerido por la teoría histórica tradicional para simplificar los orígenes del grupo a los conversos locales y antiguos cristianos no es ni geográficamente persuasivo ni convincente desde un punto de vista histórico.

Ibrahim M. Omer es asistente de investigación en la Universidad Estatal de California en Monterey Bay, Departamento de Artes Visuales y Públicas, Programa de Estudios de Museos.


Hablan hebreo y se mantienen kosher: los judíos etíopes dejados atrás

Los fieles judíos se reúnen en una sinagoga improvisada establecida por la Agencia Judía para Israel para los judíos etíopes en Gondar, Etiopía, en 2012.

Jenny Vaughan / AFP / Getty Images

En la penumbra de una cabaña de adobe en Gondar, Etiopía, Gezahegn ("Gezi") Derebe, de 20 años, saca una guitarra acústica. Como muchas tardes cuando se corta la luz, entretiene a su familia cantando. Aunque su madre, Ayelesh, se balancea con la melodía, no entiende la letra, porque Gezi no canta en su amárico nativo, sino en hebreo.

Detrás de él, en una pared que se mantiene fresca con una mezcla tradicional de estiércol de vaca y ceniza, cuelga un mapa plastificado de Israel. Encima están las fotografías enmarcadas de sus familiares que ya han logrado emigrar allí.

A Gezi le gustaría unirse a ellos.

Durante años, pareció solo cuestión de tiempo. En 2003, cuando Gezi tenía 8 años, su familia vendió sus tierras y ganado y se mudó a Gondar, un centro de la comunidad judía etíope. Gezi se matriculó en una escuela dirigida por la Agencia Judía para Israel y atendida por profesores voluntarios israelíes, con un plan de estudios diseñado para preparar a los jóvenes emigrantes para su vida futura.

Gezahegn Derebe, de 20 años, dejó su aldea para ir a Gondar, Etiopía, el centro de la comunidad judía de Etiopía, donde se preparó para una nueva vida en Israel. Ahora, más de una década después, permanece en Gondar, mientras otros miembros de su familia han logrado emigrar. Gregory Warner / NPR ocultar leyenda

Gezahegn Derebe, de 20 años, dejó su pueblo para ir a Gondar, Etiopía, el centro de la comunidad judía de Etiopía, donde se preparó para una nueva vida en Israel. Ahora, más de una década después, permanece en Gondar, mientras otros miembros de su familia han logrado emigrar.

Gezi aprendió hebreo, historia de Israel y estudios judíos. Su antiguo maestro, Naama Avitsur, me dijo que Gezi no solo era el estudiante hebreo más brillante de la clase, sino también el más agradecido. Estaba "muy agradecido por todo", dice Avitsur. "Él realmente se preocupa por su judaísmo".

La educación judía de Gezi, única en un país conocido por el antisemitismo, fortaleció su sentido de su propia identidad y su creencia de que algún día viviría en Israel.

Pero la misma organización que le había otorgado esta educación le informó que no calificaría para ir a Israel porque no era lo suficientemente judío. ¿La razón? Uno de sus antepasados, por el lado materno, fue cristiano. Según la ley judía tradicional, técnicamente no es judío.

Pero Gezi tiene razones para pensar que lo que lo detiene no es la ley rabínica centenaria, sino los dictados más volubles de la política. Si fuera meramente una cuestión de biología, ¿por qué se habría permitido a un lado de la familia y no al otro?

A más de 1.000 millas de distancia, en un apartamento de gran altura en las afueras de Tel Aviv, de las paredes colgaban medallas de carreras escolares, el tío de Gezi, Tachelo, y su primo Habtu se sientan en un sofá y explican que tuvieron suerte.

"Las primeras inmigraciones fueron más fáciles", dice Habtu. "Quien quiso venir, vino. Ahora hay muchos trámites por realizar".

Descalificado bajo una ley más estricta

Para los judíos de todo el mundo, tener un antepasado cristiano no los descalificaría para convertirse en ciudadanos israelíes. La Ley de Retorno de Israel, fundacional, decreta que una persona puede emigrar a Israel si tiene un abuelo judío, en cualquier lado. Gezi tiene eso.

La madre de Gezahegn Derebe, Ayelesh, se muestra aquí en su casa en Gondar. En la pared detrás de ella cuelga una fotografía enmarcada de su hermano gemelo, Tachelo, a quien se le permitió emigrar a Israel en 2003. Gregory Warner / NPR ocultar leyenda

La madre de Gezahegn Derebe, Ayelesh, se muestra aquí en su casa en Gondar. En la pared detrás de ella cuelga una fotografía enmarcada de su hermano gemelo, Tachelo, a quien se le permitió emigrar a Israel en 2003.

Pero Gezi y su familia son un caso especial, porque descienden de un grupo de etíopes cuyos antepasados ​​judíos se convirtieron al cristianismo bajo presión en el siglo XIX. Se llaman Falash Mura. Practicaban en secreto el judaísmo, pero no se les permitió emigrar con los otros judíos etíopes hasta un compromiso político duramente ganado hace una década.

Incluso entonces, Israel no los aprobó bajo la Ley de Retorno estándar, sino bajo una ley religiosa más estricta que dice que para ser judío es necesario demostrar una línea materna judía "ininterrumpida". Es bajo esta ley más estricta que la bisabuela cristiana de Gezi lo descalifica.

Avraham Negusie, el único miembro nacido en Etiopía de la Knesset, el parlamento de Israel, está de acuerdo en que fue más fácil para los Falash Mura inmigrar en 2003. Y aunque no hubo ningún cambio oficial en la política en los años transcurridos desde entonces, el personal de la embajada en Addis Ababa parecía querer pellizcar la tubería.

Si bien las entrevistas anteriores se habían detenido en cuatro generaciones, dice Negusie, quien fue elegido el mes pasado, los funcionarios israelíes ahora requerían que Falash Mura contara siete generaciones "para ver si tienen, en el medio, algún no judío en ese linaje. . "

Habtu y su padre Tachelo, primo y tío de Derebe, viven en las afueras de Tel Aviv. Llegaron en 2003 pensando que el resto de la familia los seguiría. Ahora Tachelo dice que apoya a la rama etíope de su familia con su salario como trabajador en la cocina de un hospital israelí. Emily Harris / NPR ocultar leyenda

Habtu y su padre Tachelo, primo y tío de Derebe, viven en las afueras de Tel Aviv. Llegaron en 2003 pensando que el resto de la familia los seguiría. Ahora Tachelo dice que apoya a la rama etíope de su familia con su salario como trabajador en la cocina de un hospital israelí.

Dice que en un lugar como Etiopía, donde los documentos escritos son raros y hay una historia de antisemitismo, puede ser difícil demostrar el judaísmo de tu tatarabuela.

Finalmente, en 2013, Israel declaró con gran fanfarria el final oficial del programa que había ayudado a decenas de miles de etíopes judíos a convertirse en ciudadanos de Israel. No habría más transportes aéreos, aunque las personas podrían postularse caso por caso. La escuela judía estaba cerrada.

Cómo dibujar la línea

Negusie dice que quedan 6.000 personas en Etiopía que son judías por parte de su padre. El 80 por ciento de ellas tienen hijos, padres o hermanos en Israel.

"Estas personas deberían ser traídas y reunidas con su familia", dice Negusie. "Esto es lo que estamos preguntando".

La pregunta es dónde trazar la línea, dice Yigal Palmor, portavoz de la Agencia Judía para Israel.

Historias de NPR relacionadas

Mundo

Último vuelo del programa de migración judía de Etiopía a Israel

La demostración de la imagen

Beta Israel: instantáneas de la comunidad judía etíope

"Cualquier persona tiene familiares, quienes a su vez tienen otros familiares, quienes a su vez tienen más familiares", dice Palmor. "Si no se le pone fin, entonces toda la población etíope podría verse a sí misma con derecho a emigrar automáticamente a Israel".

Aun así, estuvo de acuerdo en que un caso como el de Gezi era "interesante". Gezi habla hebreo, se mantiene kosher y, como resultado de la educación judía gratuita que le brindó la Agencia Judía, se considera un judío. Palmor dice que casos como el de Gezi serían "un efecto secundario muy curioso de esta operación. Para establecer la escuela y proporcionar una educación de acuerdo con los estándares israelíes".

El Ministerio del Interior de Israel está a cargo de aprobar o denegar las solicitudes. Tiene un comité especial que investiga el tema de la reunificación de las familias etíopes, aunque los activistas dicen que el comité existe desde hace más de un año sin aceptar o rechazar un solo caso.

De vuelta en Gondar, Gezi me dice que su vida "es como un puente". No puede volver al pueblo de donde vino su familia porque vendió sus tierras. La mayoría de sus ex compañeros de clase están en Israel. El primo Habtu se acaba de casar.

Antes de dejarlo, le pido que toque una canción en su lengua materna, el amárico. Parece arrepentido. Sus maestros nunca le enseñaron canciones en amárico, confiesa. Solo hebreos.


Operación Moisés: cómo Israel sacó ilegalmente de Sudán a miles de judíos etíopes

El 5 de enero se cumplirán 33 años desde el final de la Operación Moisés, la operación secreta para contrabandear a miles de judíos etíopes, conocidos como Falashas, ​​fuera de Sudán a través de Bruselas y hacia Israel utilizando la ahora desaparecida Belgian Trans European Airways (TEA). Se desconoce el número real de judíos involucrados y las estimaciones varían de seis a ocho mil. El puente aéreo fue planeado y ejecutado por la agencia de espionaje Mossad de Israel, que es famosa por asesinar a las principales figuras palestinas, particularmente en Europa.

En 1984, Etiopía se encontraba en medio de una guerra civil que mató a decenas de miles de personas y duró, intermitentemente, hasta bien entrados los primeros años de este siglo. Entre 1983 y 1985, el norte de Etiopía también sufrió una hambruna devastadora, que mató a casi medio millón de personas. Cientos de miles huyeron a Sudán y otros países vecinos en busca de alimentos y seguridad.

El entonces Coordinador Asociado de Estados Unidos para Asuntos de Refugiados, Richard Krieger, recibió informes de primera mano sobre la situación de los etíopes en los campos de refugiados en Sudán, incluidos los judíos etíopes, los Falashas. Aparentemente, fue él quien se le ocurrió la idea de sacar de contrabando a los Falashas de Sudán por vía aérea a través de Europa y luego a Israel. Como país de mayoría musulmana, Sudán era en ese momento enemigo de Israel y, como la mayoría de los países árabes, no tenía relaciones diplomáticas ni comerciales con el estado sionista.

Krieger se reunió con agentes del Mossad en Europa y en 1984 la Operación Moisés fue sancionada por las autoridades israelíes. El sionismo y su estado, Israel, dependen de que los judíos emigren al estado para poblar la Palestina ocupada. Hoy, Israel es el hogar de más del 40 por ciento de los judíos del mundo.

Inicialmente apodada Operación Cachorro del León de Judá, antes de que la Apelación Judía Unida la convirtiera en Operación Moisés, el proceso comenzó con el contrabando de unos pocos cientos de Falashas utilizando la flota israelí en el Mar Rojo. Los agentes del Mossad, haciéndose pasar por empresarios de Suiza y otros países europeos, alquilaron un complejo vacacional de lujo abandonado en un pueblo llamado Arous en la costa del Mar Rojo de Sudán por menos de $ 500,000 por año. El complejo fue construido por la autoridad de turismo de Sudán, pero carecía de carreteras y otra infraestructura esencial. Los agentes israelíes, que trabajaban bajo el disfraz de una compañía de viajes falsa, renovaron el complejo, conectando agua, electricidad y carreteras. El complejo estaba dirigido en su totalidad por agentes israelíes, aparte de la recepción, que estaba a cargo de la gente local.

El complejo de Arous se hizo muy popular entre los turistas de Europa, así como entre los diplomáticos con sede en Jartum. Nadie sabía que Mossad estaba dirigiendo la empresa, sin importar su propósito final. En solo un par de años se convirtió en un lugar de vacaciones autofinanciado que ofrece buceo, windsurf y otros deportes.

Siempre que fue posible, los agentes del Mossad llevaron camiones llenos de Falashas, ​​que ya habían sido sacados de contrabando de los campos de refugiados a millas de distancia, a un lugar no lejos de Arous y los cargaron en botes a la espera de llevarlos a los barcos israelíes en el mar. Más tarde, los agentes construyeron pistas de aterrizaje para que los aviones de transporte aterrizaran no lejos del propio Arous.

Los refugiados ruandeses que viven en Israel organizan una manifestación después de que las autoridades israelíes decidieran deportar a los refugiados en Tel Aviv, Israel, el 7 de febrero de 2018 [Kobi Wolf / Agencia Anadolu]

En 1985, el puente aéreo de la Operación Moses desde el aeropuerto de Jartum comenzó después de que la presión y los sobornos de Estados Unidos e Israel persuadieran al entonces presidente sudanés, Jaafar Nimeiry, de cooperar. Estuvo de acuerdo y exigió dinero en efectivo y total secreto. Necesitaba ayuda financiera y militar para librar su propia guerra contra los separatistas en una guerra civil que finalmente condujo a la creación de Sudán del Sur como un país independiente en 2011, que contó con un enorme apoyo militar, financiero y político de Estados Unidos y otros países occidentales. .Se dice que Nimeiry también obtuvo una recompensa financiera personal de la Operación Moisés.

En algún momento a principios de 1985, la historia se filtró a la prensa y Nimeiry detuvo inmediatamente los vuelos en abril de ese año en que fue derrocado del poder. El vicepresidente de EE. UU. (Antes de convertirse en presidente), el difunto George Bush, intervendría y evacuaría a unos 492 judíos etíopes que quedaron atrás de la Operación Moisés llevándolos en un avión de la Fuerza Aérea de EE. UU. Directo a Israel.

La operación fue el primer contrabando a gran escala de judíos fuera de sus países de origen para ir a Israel desde la creación del estado en la Palestina ocupada en 1948. Al llegar al aeropuerto Ben Gurion, se convirtieron en ciudadanos de Israel de inmediato, a pesar de que ninguno de los dos ni ellos ni sus antepasados ​​habían puesto un pie en la tierra de Palestina antes. Según el derecho internacional, el tráfico ilícito de personas por parte de una potencia ocupante, Israel en este caso, era y sigue siendo ilegal, porque a esos Estados se les prohíbe trasladar a sus propios ciudadanos al territorio ocupado para cambiar su demografía. Este principio legal se aplica a cientos de colonias israelíes, eufemísticamente llamadas asentamientos, en la Cisjordania ocupada, lo que hace que cualquier estado palestino futuro sea casi imposible de implementar incluso si se logra la paz.

Además, el desplazamiento de personas de esas tierras ocupadas, por cualquier medio, no solo es ilegal sino también un crimen de lesa humanidad procesable en la Corte Penal Internacional. Sin embargo, con la protección de Estados Unidos garantizada desde su creación en 1948, Israel nunca ha sido responsabilizado por sus crímenes.

Como estado sionista, Israel se basa en dos cosas: el apoyo financiero y militar de los Estados Unidos para preservar su hegemonía sobre todos sus vecinos árabes y la colonización de la mayor parte de la Palestina histórica como sea posible, lo más rápido posible, mientras se puebla la tierra. con inmigrantes judíos de otros países a expensas de los palestinos indígenas, que todavía están siendo limpiados étnicamente a diario. Esta política es exclusiva de Israel desde que terminó la ola directa de colonización occidental en el siglo XX.

La Ley de Retorno de 1950 de Israel otorgó y cita a todos los judíos ... el derecho a venir a [Israel] como oleh [inmigrante]. "Para sostener esta inmigración, Israel nunca ha declarado dónde están sus fronteras y continúa tomando cada vez más tierras de los palestinos o de los estados vecinos, como lo hizo cuando ocupó los Altos del Golán sirio, que se anexó en 1981 Los refugiados palestinos tienen un derecho legítimo a regresar a la tierra de la que fueron expulsados ​​por Israel, pero ese derecho nunca ha sido reconocido por Israel ni permitido en la práctica.

Frente a un problema de población - más judíos tienden a salir de Israel de los que emigran allí - Israel continúa tratando de alentar a los judíos a hacer & quotaliyah & quot e ir al autodenominado & quot; Estado judío & quot. Mientras tanto, la población palestina indígena sigue teniendo una tasa de natalidad más alta que la de los judíos israelíes, esto ha sido descrito como una "bomba de tiempo" demográfica por los funcionarios israelíes.

Hoy, Arous vuelve a ser un lugar de vacaciones en Port Sudan, en la costa del Mar Rojo, incluido en algunos sitios web turísticos como Tripadvisor. Sin embargo, su historia como parte clave del contrabando de judíos etíopes a Israel no es tan conocida.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.


Ver el vídeo: Operación Moisés Catalán subtitulado al castellano (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Chaviv

    Bravo, gran pensamiento

  2. Benedictson

    Te pido disculpas, pero, en mi opinión, cometes un error.



Escribe un mensaje